LO ÚLTIMO »

15:30 Medios “The Wall Street Journal” y “BuzzFeed”, las dos caras de la fiabilidad informativa

15:00 Publicidad Los cuerpos desnudos de las “strippers”, el soporte publicitario de moda

14:30 Digital Google combate la piratería a través de la publicidad

14:19 Digital Google y otras empresas inyectan 542 millones de dólares en las arcas de la misteriosa start-up Magic Leap

14:00 Marketing 6 consejos para convertirse en un “Súper Planner”

13:46 Medios Fallece Ben Bradlee, editor del Washington Post que estuvo detrás de la investigación del caso ‘Watergate’

3 abril 2012 · Agencias
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

Las pequeñas agencias se están quedando con los publicitarios y los anunciantes de las grandes firmas

Las grandes compañías tienen a su favor sueldos impresionantes y beneficios muy atractivos con los que ponen en una situación complicada a aquellas pequeñas compañías que quieren conseguir a los mejores trabajadores. Pero en el mundo de las agencias de publicidad, la situación es diferente: las pequeñas agencias pueden ofrecer más flexibilidad, transparencia y más calidad de vida. Aspectos que para los creativos son cada vez más importantes.

En los últimos diez años ha cambiado el concepto startup. Si antes era sinónimo de riesgo, ahora se asocia a emprendedores y operaciones hábiles. Y si antes una gran marca global sólo concebía trabajar con otra enorme agencia global, ahora se han cambiado las tornas y el interés por las pequeñas firmas no deja de aumentar.

Éste es el caso de Unilever, que ahora ha sumado a las agencias BFG 9000 y Roth Partners a su lista de asociados. De hecho, Roth tiene sólo cinco empleados a tiempo completo y 25 en total, pero a Unilever le ha parecido la apuesta perfecta para trabajar sobre un proyecto sobre Latinoamérica. “No hemos tenido ningún problema atrayendo talentos asombrosos en casi cada disciplina. No siempre podemos ofrecer la compensación más alta, pero tenemos la libertad de hacer paquetes de recompensa atractivos y creativos”, explicó el fundador y CEO de Rick Roth.

“Hace unos años, si eras una gran agencia, solías estar preocupado de que si tenías un resbalón, si fallabas una idea, sería una pequeña agencia la que se colaría por debajo de la puerta con una solución rápida y creativa. Hoy, las pequeñas agencias no tienen colarse, las puertas están abiertas de par en par”, aseguraba Roth, según recoge AdAge. Los anunciantes están “dando más importancia a las ideas holísticas… Están cansados de promesas fallidas y son más receptivos al trabajo inteligente, rápido e integrado que ofrecen las pequeñas agencias”, añadió.