LO ÚLTIMO »

15:00 Social Media Marketing La mayoría de las madres se sienten presionadas a crear una perfecta imagen de sus vidas en redes sociales

14:30 Agencias Vacaciones pagadas en lugares exóticos para los empleados de esta agencia

14:22 Social Media Marketing La reina Isabel II de Inglaterra publica su primer tuit

14:00 Social Media Marketing 5 señales del fin del mundo de las aplicaciones tal y como lo conocemos

13:00 Digital Jack Ma no se conforma con el e-commerce y prepara el salto de Alibaba a Hollywood

12:42 Digital Airbnb consigue una valoración de 13.000 millones de dólares

18 enero 2013 · Anunciantes
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

¿Cómo han reaccionado los ex patrocinadores de Armstrong tras su confesión de dopaje?

“Es humanamente imposible ganar siete Tour de Francia sin doparse”. Así de contundente se mostró el ex ciclista estadounidense, Lance Armstrong, en su entrevista con la periodista Oprah Winfrey, en la que confesó que se había dopado durante su carrera profesional.

En la primera parte de esta entrevista, que se emitió anoche a través del canal OWN en horario de máxima audiencia en EEUU, el ciclista respondió “sí” a todas las preguntas relacionadas con el dopaje, actividad que calificó de “normal” dentro del deporte del ciclismo.

Este esperado anuncio, que meses atrás ya se había vaticinado, no llega de nuevas, pero aun así ha puesto a sus antiguos patrocinadores en una situación muy complicada. Las empresas que durante años habían contado con la imagen del ex ciclista para representarles se han visto en la necesidad de explicar si conocían la estrecha relación de Amstrong con las drogas.

Nike ha sido la única empresa en abordar públicamente la cuestión de si sabía algo acerca del consumo de drogas del ciclista. Cuando la marca deportiva acabó su contrato con Armstrong el 17 de octubre, tras la publicación del informe de la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA), Nike aclaró en un comunicado que el ciclista había “engañado” al gigante deportivo durante “más de una década.”

Días después, seis compañías más imitaron a Nike poniendo fin a su relación comercial con el ciclista. Éstas fueron la empresa cervecera Anhauser Busch; el fabricante de bicicletas Trek; el de electrónica RadioShack; el de bebidas energéticas FRS; el de productos alimenticios Honey Stinger; y la empresa fabricante de cascos de ciclismo Easton Bell.

Tras el anuncio de la entrevista con Winfrey, los patrocinadores asumieron que, en manos de la periodista, el ciclista podría decir prácticamente cualquier cosa. “Estoy seguro de que es algo que los ex patrocinadores de Amstrong ya habían hablado a puertas cerradas”, dijo Jim Andrews, vicepresidente senior de patrocinio deportivo y de la firma de investigación IEG. Estaba claro que los patrocinadores ya se habían planteado la posibilidad real de que el ciclista pudiera admitir el dopaje, por lo que tuvieron tiempo para preparar su respuesta.

La USADA aseguró en octubre que un “ejército de capacitadores” dentro y fuera de ciclismo ayudó al Sr. Armstrong a crear el más “sofisticado y profesional programa de dopaje que había visto el mundo del deporte”. ¿Alguno de sus patrocinadores formaron parte de ese “ejército de patrocinadores” o ayudaron a encubrir el dopaje? Por mucho que el ciclista acusara a algunos de ellos, sin pruebas, sería la palabra de uno contra otros.

Los patrocinadores se encuentran en una posición ventajosa porque, por derechos de contrato, podrían incluso demandar a su ex estrella para tratar de recuperar millones de dólares en honorarios. Sin embargo, por el momento, ninguno de sus ex patrocinadores tiene previsto ejecutar acciones legales contra Amstrong.

Puede que el ciclista consiga salir airoso de denuncias legales, pero lo que está claro es que se acabó el ser la cara de ninguna marca. La estrategia de Tiger Woods o Kobe Bryant no le servirá a Amstrong en el futuro.