LO ÚLTIMO »

19:00 Tendencias Se estrena “Change Marketers: la empresa como agente de cambio”, el libro que quiere cambiar la forma de entender el marketing

18:30 Anunciantes Dealz llega a España con su “todo a 1,5 euros”

18:15 Gente Ymedia se refuerza con Ricardo Palacios y Nuria de Mesa

18:00 Digital Los 13 CEO más populares según sus empleados

17:30 Tendencias ¿Qué tipo de logotipo es ideal para su marca?

17:00 Digital Álvaro Castellanos (Next Seguros): “Un buen marketing es clave para entender las necesidades del cliente”

21 noviembre 2011 · Anunciantes
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

20N: una oportunidad de negocio para empresas de logística, imprentas y compañías aéreas

Las elecciones generales son una oportunidad de negocio para muchas compañías. Por un lado, la intensa actividad de los partidos políticos durante los días de campaña requiere una fuerte inversión en aspectos logísticos (como viajes, alojamiento o material para actos), así como en publicidad. A su vez, el Gobierno promueve una inversión muy importante para poner en marcha toda la maquinaria necesaria para que se celebren los comicios, según recoge Expansión.

Así, después de este 20N, el Estado equipó estas sedes con más de 221.000 urnas, junto a otras 58.000 cabinas, 76 millones de sobres y unos 500 millones de papeletas. Este despliegue genera un negocio cercano a los 105 millones, gracias a una serie de contratos que las Delegaciones del Gobierno adjudican en las distintas Comunidades Autónomas, tanto a pymes como a grandes compañías. La crisis ha tenido su impacto: estas partidas han caído casi un 6% con respecto a las últimas elecciones generales.

Indra recuenta votos y Prosegur entrega las dietas
Dos de los gigantes que participan en este negocio son Indra y Prosegur. La multinacional tecnológica se encarga de desplegar la tecnología para hacer el escrutinio provisional de las elecciones. Para ello, pone a disposición del Ministerio del Interior un equipo de 1.000 profesionales, ubicados en 23.000 locales de votación, para publicar los resultados provisionales y ofrecer apoyo informático a las Juntas Electorales en el recuento definitivo.

Prosegur, por su parte, entrega el sobre con los más de 60 euros de dieta para los miembros de las mesas electorales en distintos puntos de España. Y es que, al margen de los contratos de las empresas, gracias a esta jornada, miles de trabajadores consiguen un ingreso extra.

Dinero ‘extra’ para los funcionarios
Quienes son elegidos como representantes de la administración (uno por cada tres mesas), cobran, por ejemplo, 120 euros. A su vez, los secretarios de Ayuntamiento ingresan entre 600 y 700 euros por controlar el proceso. A ellos se les suman los jueces encargados de recibir las actas, los miembros de las juntas electorales provinciales… Los únicos que trabajan gratis son los notarios, que emiten los poderes para el voto por correo sin ningún coste. El seguro de los representantes se le ha adjudicado a Chartis Europa.

De vuelta al mundo empresarial, el contrato de las papeletas se distribuye entre numerosas imprentas. Firmas como la madrileña Rotosa o la sevillana Escandón se encargan de ‘fabricar’ estos votos. La inversión total ronda el millón de euros (las unidades imprimidas en esta ocasión se han reducido un 50% con respecto a 2008).

A esto se le suma el material de papelería (Office Depot), el suministro de cabinas y urnas (Manufacturas Celda y Plasty, respectivamente) o las campañas de promoción del censo y el voto (Asociación de Ideas).

Los dos partidos viajan con El Corte Inglés
Por su parte, los dos grandes partidos mueven una inversión cercana a los 20 millones de euros. Ninguna de las dos formaciones desvela su presupuesto en campaña (aunque la ley no les permitiría gastar más de 14 millones y ambos declararon que no llegarían a ese tope).

El consenso entre los dos candidatos a la presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba, no se ha limitado a la política antiterrorista. Sus equipos electorales han coincidido en otro aspecto menos trascendental: los dos han contratado a Viajes El Corte Inglés para preparar los desplazamientos de los periodistas que, en las últimas dos semanas, han recorrido España de forma ininterrumpida para cubrir los actos electorales.

El PSOE ha confeccionado un paquete valorado en 15.000 euros por cada informador que participa en la campaña. Por su parte, el PP ha encargado un programa con un coste de 11.000 euros. Por lo tanto, la compañía ha facturado, gracias esto, en torno a un millón de euros, puesto que las caravanas electorales de ambos partidos han contado con la presencia de entre 40 y 45 informadores.

Este dinero no ha salido de las arcas de las organizaciones políticas, sino de los medios de comunicación.

Aviones privados de Air Europa y Privilege Style
Candidatos y periodistas cuentan, en su periplo electoral, con aviones ‘privados’. Los 45 seguidores del PSOE vuelan a bordo de un Embraer 195 de Air Europa, mientras que los redactores encargados de cubrir la campaña de PP hacen lo propio con un Boeing 757 de la compañía charter Privilege Style, que también transporta clubes de fútbol como el Sevilla y el Athletic de Bilbao.

Por su parte, el paquete de viaje de Izquierda Unida ha sido mucho más modesto: 2.200 euros. El otro partido de difusión nacional, UPyD, ni siquiera ha organizado una ‘caravana’ y sus dirigentes se desplazan con vuelos de línea y un automóvil del partido.

Las otra campaña: las ideas de Draft contra las de Sra Rushmore
Otra gran oportunidad de negocio para las empresas en estas campañas es la publicidad. El PP y el PSOE han encomendado a las agencias Draft FCB y Sra Rushmore, respectivamente, su comunicación publicitaria.

Si bien no se han difundido datos sobre la inversión de ambos partidos en publicidad, en 2008, el último ejercicio electoral, el PSOE destinó 6 millones de euros y el PP, 2,7 millones. La mayoría de los analistas coincide en que, este año, el desembolso será menor. Por último, también ha habido espacio para grupos de comunicación, como Mediapro, que se ha encargado de la realización de los vídeos en los actos de Rubalcaba.