LO ÚLTIMO »

08:53 Social Media Marketing Twitter aumenta sus ingresos un 124% en el segundo trimestre, en parte gracias al Mundial de Brasil

08:46 Digital Ya hay fecha prevista para el aterrizaje de Netflix en España: el último trimestre de 2015

08:45 Publicidad Del “desastre en casa” al “superpadre”: el nuevo rol de los hombres en la publicidad

08:30 Social Media Marketing ¿Se siente feo? Quizás las redes sociales tengan la culpa de su escasa hermosura

08:15 Digital Mucho ruido y pocas nueces: el “internet de las cosas” genera entusiasmo pero no compras

08:00 Social Media Marketing Los 5 errores que todo community manager comete (y debería evitar)

15 julio 2013 · Anunciantes
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

Heineken reta a los viajeros a cambiar su destino por un lugar desconocido sólo pulsando un botón

¿Se imagina cambiar el destino de su vuelo en el último momento sin saber dónde va? Heineken ha decidido encarnar el verdadero espíritu aventurero de la marca dando la oportunidad a los viajeros de jugar a la ‘Ruleta de destino’.

La agencia de publicidad Wieden + Kenedy ha instalado un panel en el aeropuerto de John F. Kennedy, en la ciudad de Nueva York, para retar a los viajeros a cambiar su destino pulsando un botón. Lo único que tienen que hacer los interesados es dejar sus planes de viaje y coger el nuevo avión sin conocer la nueva dirección hasta que embarquen.

Algunos ya han aprovechado esta oportunidad aventurera, como es el caso de un hombre que jugó la pasada semana y acabó viajando a Chipre en lugar de a Viena. Con la intención de visitar a su familia durante seis semanas, cambió el plan horas antes con un vuelo con destino al país chipriota. Heineken le dio 2000 dólares para cubrir sus gastos y le reservó dos noches de hotel.

Este juego está inspirado en la nueva campaña que de la marca cervecera que W+K Amsterdam ha lanzado este mes. En ella, cuatro hombres fueron enviados a destinos remotos y grabaron sus aventuras. Heineken instalará también este panel en el aeropuerto de Moscú, donde seguro que habrá alguien dispuesto a dar una oportunidad a viajar a cualquier destino olvidado.