LO ÚLTIMO »

10:50 Digital AOL y Yahoo promocionan su “salto” a la televisión en el #SXSW2015

10:42 Medios Las 5 noticias más leídas de la semana

10:30 Marketing El cliente ya no es una masa, es personalizado y sólo deja dos opciones a su marca: adaptarse o desaparecer

10:10 Anunciantes Red Bull monta en cólera ante la “aburrida” dominancia de Mercedes y amenaza con irse de la Fórmula 1

10:00 Publicidad Tena Men, la incontinencia urinaria y el “control freak” más desternillante de todos los tiempos

09:45 Medios The New York Times se asocia con Kickstarter para promocionar proyectos audiovisuales

15 julio 2013 · Anunciantes
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

Heineken reta a los viajeros a cambiar su destino por un lugar desconocido sólo pulsando un botón

¿Se imagina cambiar el destino de su vuelo en el último momento sin saber dónde va? Heineken ha decidido encarnar el verdadero espíritu aventurero de la marca dando la oportunidad a los viajeros de jugar a la ‘Ruleta de destino’.

La agencia de publicidad Wieden + Kenedy ha instalado un panel en el aeropuerto de John F. Kennedy, en la ciudad de Nueva York, para retar a los viajeros a cambiar su destino pulsando un botón. Lo único que tienen que hacer los interesados es dejar sus planes de viaje y coger el nuevo avión sin conocer la nueva dirección hasta que embarquen.

Algunos ya han aprovechado esta oportunidad aventurera, como es el caso de un hombre que jugó la pasada semana y acabó viajando a Chipre en lugar de a Viena. Con la intención de visitar a su familia durante seis semanas, cambió el plan horas antes con un vuelo con destino al país chipriota. Heineken le dio 2000 dólares para cubrir sus gastos y le reservó dos noches de hotel.

Este juego está inspirado en la nueva campaña que de la marca cervecera que W+K Amsterdam ha lanzado este mes. En ella, cuatro hombres fueron enviados a destinos remotos y grabaron sus aventuras. Heineken instalará también este panel en el aeropuerto de Moscú, donde seguro que habrá alguien dispuesto a dar una oportunidad a viajar a cualquier destino olvidado.