LO ÚLTIMO »

12:00 Social Media Marketing Ahora puede tuitear una Coca-Cola a un amigo por 5 dólares

11:15 Publicidad A partir de agosto los taxis de Madrid podrán llevar publicidad exterior a bordo

11:00 Anunciantes Apple pone ojitos al sistema de radio Swell y planea su compra por 30 millones de dólares

10:45 Medios El 16% del grupo PRISA, en manos de Telefónica, Santander y Caixabank

10:32 Publicidad El anuncio de Paulo Futre dominando una pelota con su miembro viril es censurado en televisión y celebrado en la red

10:15 Digital Airbnb “se pone la corbata” y amplía su actividad a los viajes de negocios

3 febrero 2014 · Anunciantes
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

Los contratos de patrocinio de Adidas incluyen una cláusula “anti Cienciología”

adidasLas marcas deportivas suponen para muchos jóvenes futbolistas su bautismo de fuego en el universo de la publicidad. Y parece que algunas se aseguran de “atarles en corto”. Es lo que hace, por ejemplo, Adidas, que obliga a todos los deportistas que firman contratos publicitarios con ella a atenerse a una curiosa cláusula “anti Cienciología”, según publica Der Spiegel.

De acuerdo con esta cláusula, los deportistas tienen que garantizar a Adidas que no son miembros de la Iglesia de la Cienciología. Y no sólo eso. No pueden estar vinculados en ningún caso a organizaciones que difundan los principios de L. Ron Hubbard, fundador de la cienciología.

El contacto de los deportistas con grupos y agrupaciones bajo la lupa de organismos estatales también está prohibido, según esta cláusula.

Para publicar esta polémica información, Der Spiegel se basa en un contrato de patrocinio firmado en junio de 2012 por un jugador de la selección alemana de fútbol al que ha tenido acceso a la publicación.

En virtud de este contrato, el futbolista, que en la actualidad juega para el Bayern de Múnich, debía estar a disposición de Adidas durante 6 días al año con fines promocionales y recibiría a cambio 400.000 euros sólo durante la temporada 2011/2012.

Eso sí, este contrato podía finiquitarse sin previo aviso ante cualquier evidencia de dopaje o de consumo de drogas por parte del jugador.