LO ÚLTIMO »

15:34 Eventos y Formación La II edición de “Murcia, ¡Qué Digital Eres! 2015″ está ya a punto de caramelo

15:30 Medios Axel Springer: el papel la vio nacer, pero lo digital es ya el principal sustento de esta empresa

14:30 Digital Ver para creer: en este viral Robbie Maddison surfea en Tahití…¡con su moto de motocross!

14:00 Anunciantes Las grandes aerolíneas estadounidenses prohíben el transporte de trofeos de caza tras la muerte del león Cecil

13:30 Marketing Así es cómo los marketeros intentan llevarse a su terreno a los consumidores

13:00 Social Media Marketing 4 “palabros” de moda en el social media marketing que no debe tener miedo de seguir utilizando

3 febrero 2014 · Anunciantes
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

Los contratos de patrocinio de Adidas incluyen una cláusula “anti Cienciología”

adidasLas marcas deportivas suponen para muchos jóvenes futbolistas su bautismo de fuego en el universo de la publicidad. Y parece que algunas se aseguran de “atarles en corto”. Es lo que hace, por ejemplo, Adidas, que obliga a todos los deportistas que firman contratos publicitarios con ella a atenerse a una curiosa cláusula “anti Cienciología”, según publica Der Spiegel.

De acuerdo con esta cláusula, los deportistas tienen que garantizar a Adidas que no son miembros de la Iglesia de la Cienciología. Y no sólo eso. No pueden estar vinculados en ningún caso a organizaciones que difundan los principios de L. Ron Hubbard, fundador de la cienciología.

El contacto de los deportistas con grupos y agrupaciones bajo la lupa de organismos estatales también está prohibido, según esta cláusula.

Para publicar esta polémica información, Der Spiegel se basa en un contrato de patrocinio firmado en junio de 2012 por un jugador de la selección alemana de fútbol al que ha tenido acceso a la publicación.

En virtud de este contrato, el futbolista, que en la actualidad juega para el Bayern de Múnich, debía estar a disposición de Adidas durante 6 días al año con fines promocionales y recibiría a cambio 400.000 euros sólo durante la temporada 2011/2012.

Eso sí, este contrato podía finiquitarse sin previo aviso ante cualquier evidencia de dopaje o de consumo de drogas por parte del jugador.