LO ÚLTIMO »

14:45 Eventos y Formación I-COM organiza en San Sebastián su cumbre global “Smart Data: The Value Driven Approach”

14:30 Digital Nace Grada 1, la plataforma audiovisual gratuita para el deporte español

14:15 Eventos y Formación Axwell & Ingrosso, Abel Ramos, Albert Neve, Les Castizos y Dani Llamas llevan a lo más alto Ron Barceló Desalia

13:15 Anunciantes Las DJ’s internacionales Nervo, protagonistas del concierto Formigal 50 aniversario

12:45 Agencias La agencia de resultados Contversion se presenta en México

12:15 Anunciantes Hard Rock Café Madrid estará presente en las Fallas de Valencia con su guitarra del 20 aniversario

3 febrero 2014 · Anunciantes
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

Los contratos de patrocinio de Adidas incluyen una cláusula “anti Cienciología”

adidasLas marcas deportivas suponen para muchos jóvenes futbolistas su bautismo de fuego en el universo de la publicidad. Y parece que algunas se aseguran de “atarles en corto”. Es lo que hace, por ejemplo, Adidas, que obliga a todos los deportistas que firman contratos publicitarios con ella a atenerse a una curiosa cláusula “anti Cienciología”, según publica Der Spiegel.

De acuerdo con esta cláusula, los deportistas tienen que garantizar a Adidas que no son miembros de la Iglesia de la Cienciología. Y no sólo eso. No pueden estar vinculados en ningún caso a organizaciones que difundan los principios de L. Ron Hubbard, fundador de la cienciología.

El contacto de los deportistas con grupos y agrupaciones bajo la lupa de organismos estatales también está prohibido, según esta cláusula.

Para publicar esta polémica información, Der Spiegel se basa en un contrato de patrocinio firmado en junio de 2012 por un jugador de la selección alemana de fútbol al que ha tenido acceso a la publicación.

En virtud de este contrato, el futbolista, que en la actualidad juega para el Bayern de Múnich, debía estar a disposición de Adidas durante 6 días al año con fines promocionales y recibiría a cambio 400.000 euros sólo durante la temporada 2011/2012.

Eso sí, este contrato podía finiquitarse sin previo aviso ante cualquier evidencia de dopaje o de consumo de drogas por parte del jugador.