LO ÚLTIMO »

19:10 Anunciantes Pernod Ricard España y mytaxi se unen para promover el consumo responsable

19:00 Anunciantes Pepsi trae a los guatemaltecos en el extranjero de vuelta a casa por Navidad

18:37 Eventos y Formación Hydra Social Media y MarketingDirecto.com preparan el tercer HYDRAFORUM dedicado al Engagement Design

18:00 Marketing 6 lecciones melodiosamente geniales que los “marketeros” pueden aprender de Taylor Swift

17:40 Digital Revolución en el comercio electrónico

17:30 Publicidad Pharrell Williams, de ascensorista a emperador en apenas 10 minutos por obra y gracia de Chanel

21 marzo 2011 · Anunciantes
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

Los diferentes tipos de clientes y sus necesidades

Conocer las diferentes necesidades de los clientes es una tarea que requiere de mucho tiempo y de análisis. Es por eso que en una publicación de la página heise online.de, se han resumido los perfiles habituales de los clientes que pasean por las tiendas antes de realizar una compra. Siguiendo estos pasos, la comunicación y la atención se podrá llevar a cabo de forma más personalizada y exitosa.

El que no está dispuesto a cambiar
Este cliente es presa fácil, ya que no es tacaño, ni se ha pasado miles de horas investigando por internet en búsqueda de descuentos. En realidad, este es un cliente bastante vago, que cambia de opinión con pocas ganas, ya que para hacerlo necesita tiempo y trabajo. Por esta razón, el contacto personal con los vendedores en tiendas es una herramienta necesaria para este tipo de cliente. Si llegara a darse la situación en que algún trabajador haya alejado las ganas de compra de este cliente, es recomendable ofrecerle un café y darle una atención más especial y lenta, así se asegura además que el cliente siempre vuelva.

El desconfiado
Este cliente suele dudar de cada palabra salida de la boca del vendedor. Notará que se encuentra frente a este tipo de cliente una vez que note su deseo por leer cada extracto del contrato que va a firmar, cuando en su rostro se note duda o también porque viene cargado de preguntas. Este tipo de cliente necesita hechos, números, referencias y detalles, que aseguren que su compra es la adecuada y que el producto es el mejor que podría escoger. Para ello, el vendedor deberá mostrar una postura muy abierta y amigable para satisfacer todas las pequeñas dudas pendientes que el cliente no haya podido leer en internet.

El objetivo
Ser simpático no influye en nada con este cliente. Lo que él realmente está buscando es vendedores competentes, que sepan informar con hechos de los productos de su interés. El cliente objetivo, normalmente, viene muy preparado acerca de las características del producto que le interesa. Por esta razón, espera mucho acerca del vendedor, quien deberá mostrar conocimientos que van más allá de lo que él pudo haber encontrado por la red.

El impaciente
Los detalles informáticos son innecesarios para este tipo de cliente, cuando lo que busca son soluciones. Cuando un cliente presenta un problema acerca del funcionamiento de un producto, lo que busca es soluciones prácticas al momento. De lo contrario, el cliente cargará con una mala imagen del vendedor lo cual podría llevar a no volver jamás a la tienda en cuestión.