LO ÚLTIMO »

17:00 Marketing 1 de cada 3 “marketeros” pone suspenso en eficacia al marketing de contenidos

16:38 Gente Marcos de Quinto se convierte en el nuevo director global de marketing de Coca-Cola

16:30 Social Media Marketing Las redes sociales nos hacen ser menos extremistas en nuestra ideología política

15:30 Tendencias Clientes mentirosos: cómo detectar si están de acuerdo con lo que les ofrecemos

15:11 Anunciantes Desalia Music, el primer proyecto que une la música electrónica en España

15:00 Agencias El Museo de Orsay utiliza una orgía sexual como cebo para atraer a sus visitantes

13 noviembre 2005 · Anunciantes
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

NUEVAS TENDENCIAS DEL CONSUMIDOR ESPAÑOL

Nota de Prensa:

Los hombres y las mujeres españoles se parecen cada vez más en sus hábitos como consumidores, aunque todavía hay aspectos en los que el género continúa marcando diferencias: la preocupación por el control del peso, la importancia que dan a la religión en sus vidas o el modo de disfrutar del día a día. En general, los valores más presentes en el consumidor español lo definen como alguien dispuesto a asumir compromisos medioambientales, poco presuntuoso intelectualmente y sin problemas para disfrutar del ocio en su propia casa. Asimismo, se trata de personas poco dispuestas a asumir responsabilidades para incrementar sus salarios, y poco dadas a experimentar con productos nuevos.

Estas son algunas de las conclusiones que forman parte de un estudio sobre las nuevas tendencias en el consumidor español elaborado por Append para conocer su perfil. Append, una de las principales empresas de investigación de mercados a nivel nacional, ha realizado una radiografía del comportamiento del consumidor español en función de su sexo, edad, lugar de residencia o nivel socioeconómico.

El estudio, realizado mediante encuesta telefónica a 1.012 personas, concluye que el género cada vez explica menos las diferencias de comportamiento de los consumidores. Así por ejemplo, se observa que hombres y mujeres dan una importancia similar al medio ambiente (85,8% y 86,2% respectivamente), tienen una disposición parecida a asumir responsabilidades en el trabajo a cambio de un mayor salario (30,5% y 30%) o aceptan en proporción similar el hecho de permanecer en casa su tiempo de ocio (62,9% y 63,7%%). Por el contrario, les diferencian cuestiones como el control de su peso, que preocupa al 60% de las mujeres frente al 47% de los hombres, la fidelidad hacia unas marcas concretas, aspecto en el que ellas aseguran ser más fieles, o el papel que otorgan a la religión en sus vidas. El 48,2% de las consumidoras españolas da importancia a la fe, mientras que sólo el 31,4% de los consumidores varones lo valora.

Jóvenes más consumistas

La investigación de Append analiza también estas conductas en función de la edad. De este modo, se pone de manifiesto que los jóvenes son mucho menos fieles a las marcas, más predispuestos a comprar productos innecesarios y más receptivos a las novedades del mercado que las personas de mayor edad. Asimismo, sólo uno de cada cinco jóvenes concede importancia al aspecto religioso en su vida, frente al 70% de los mayores de 65 años.

En lo referente al tamaño de la localidad de residencia, el estudio señala que esta variable cada vez afecta menos a los valores del consumidor, y es que ya no se aprecian grandes diferencias entre las prioridades de los ciudadanos de las grandes urbes con los habitantes de los pueblos pequeños. Únicamente se aprecian pequeños matices relacionados con aspectos como su compromiso medioambiental o su fidelidad a las marcas.

Donde sí se encuentran mayores contrastes entre los consumidores es en función de su nivel socioeconómico. Este aspecto incide claramente en cuestiones como la trascendencia que se concede a la religión, el medioambiente o el deseo de crecer en el trabajo. El estudio revela que los niveles más altos conceden menos importancia a la religión, así como que a medida que aumenta el nivel social del individuo se reduce la fidelidad que declara a las marcas, si bien se incrementa el hábito de comprar productos que él mismo reconoce como innecesarios. Paradójicamente, son las clases medias las más dispuestas a asumir responsabilidades para obtener más ingresos, algo que cobra menos importancia en los extremos de la escala social.

El informe completo se puede consultar en la página web de la empresa www.append.es.