LO ÚLTIMO »

18:00 Anunciantes Winnie Harlow, la primera modelo con vitíligo, protagoniza la campaña de otoño de Desigual

17:30 Publicidad El gasto global en publicidad pegará un salto del 5,8% en 2014

17:15 Anunciantes Etam fusiona literatura y lencería en la campaña “Historias cortas”

17:00 Social Media Marketing 15 cosas que casi todos hacemos en las redes sociales y que podrían costarnos el puesto de trabajo

16:30 Anunciantes Ponemos nombres y apellidos a las marcas más “pecadoras” (y merecedoras de acabar en el infierno)

16:15 Agencias Turkish Airlines y OMD conectan viajeros en las redes sociales

9 enero 2013 · Anunciantes
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

Te odio pero te amo o cómo a anunciantes y consumidores les gusta jugar al perro y al gato

Los consumidores no tienen muy buena imagen de la publicidad pero lo cierto es que, para bien y para mal, los anuncios influyen en sus comportamientos de compra.

Según una infografía publicada recientemente por la empresa de investigación de mercados Lab42, el 76% de los consumidores cree que la publicidad es muy exagerada o de algún modo exagerada. No en vano, sólo el 3% considera que los anuncios son muy precisos en sus representaciones.

El 96% de los 500 consumidores consultados por Lab42 estima que los anuncios de productos para perder peso abusan, por ejemplo, demasiado de los programas de retoque fotográfico.

De todos modos, y aunque el 21% de los consumidores se niega a comprar determinadas marcas debido a su publicidad, otro 31% admite que sí compra ciertos productos es causa de su publicidad.

Las marcas a las que consumidor da mayor preferencia en base a la publicidad son Target, Progressive, Pepsi, Coca-Cola y Old Spice.

Cuando el consumidor se decide a probar un nuevo producto después de ver un anuncio, lo hace fundamentalmente porque es de una marca que reconoce, porque ha visto promociones del mismo en el punto de venta o porque la publicidad despertó en él algún tipo de reacción.

Para que los anuncios sean verdaderamente efectivos, el 31% de los consumidores demanda que estos les informen sobre nuevos productos, el 20% reclama que la publicidad sea de alguna manera educativa y el 14% exige que los anuncios respondan a sus intereses personales.

La publicidad que mayor huella deja en el consumidor es la divertida (71%), la educativa (12%), la sexy (8%), la seria (4%) y la patriótica.

Por otra parte, hombres y mujeres son retratados de manera muy distinta en la publicidad. Mientras los primeros parecen estar obsesionados con el deporte, ser mujeriegos y tener un comportamiento bastante idiota, las féminas son unas obsesas de las compras, están orientadas a la familia y son bastante promiscuas.