LO ÚLTIMO »

14:00 Gente HTC ficha a Paul Golden, el “marketero” que encaminó a la cima a Samsung

13:52 Tendencias Las líneas 902 representan para los consumidores La Peor Práctica Empresarial del Año

13:46 Digital Airbnb se sube al podio de las startups más “ricas” tras alcanzar un valor de 10.000 millones de dólares

13:36 Publicidad Agencias y clientes no se ponen de acuerdo a la hora de señalar cuáles son los problemas que les separan

13:05 Digital Nace Grams, el ‘Google’ del mercado negro

12:52 Digital Nike pone fin a los rumores y confirma que seguirá produciendo su pulsera inteligente Fuelband

26 agosto 2013 · Anunciantes
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

Un estudiante de cine mata a Adolf Hitler en un spot no autorizado para Mercedes Benz

En la publicidad está todo permitido…o casi todo. Un spot no autorizado de Mercedes Benz creado por un estudiante de cine ha saltado todas las barreras “políticamente correctas”. Pero mejor que cada uno emita su propio juicio al respecto.

Tobias Haase, estudiante de dirección publicitaria en la Academia de Cine alemana desde 2008, ha utilizado el sistema de frenado de la marca de automóviles Mercedes para ofrecer al espectador un espectacular viaje en el tiempo.

El viaje al pasado nos lleva al año 1890 en el pueblo austríaco donde nació Adolf Hitler, Braunau. Un flamante Mercedes discurre por la calles del pequeño pueblo, mostrando la perfección de su frenado en varias ocasiones, menos en una…. Un pequeño Adolf Hitler corre por la carretera y es atropellado por el lujoso automóvil. El lema de la campaña ficticia reza “Detecta los peligros antes de que ocurran”.

El espectacular proyecto no ha sido autorizado por la casa Mercedes, que seguramente prefiera no involucrarse en una publicidad tan cargada de polémica e ideas políticas. En otra ocasión, el fabricante de automóviles Mercedes-Benz utilizó un spot surgido de esta escuela de futuros “marketeros” como anuncio para proyectar en las salas de cine.

La creatividad y originalidad del spot son innegables, pero ¿es realmente demasiado político?

111