LO ÚLTIMO »

14:00 Publicidad Los 5 temas más “ardientes” en el sector publicitario

13:40 Publicidad PMP Medios llega para dar respuesta a la creciente demanda de venta de publicidad digital

13:30 Social Media Marketing Twitter pagará 40 millones de euros para analizar todos los tuits de la historia

13:15 Digital Google declara la guerra a los medios alemanes en su famoso motor de búsqueda

13:00 Marketing El 86% de los “marketeros” B2B ya realiza esfuerzos de marketing de contenidos

12:45 Social Media Marketing Facebook se disculpa ante la comunidad LGBT por su política de identidad

26 agosto 2013 · Anunciantes
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

Un estudiante de cine mata a Adolf Hitler en un spot no autorizado para Mercedes Benz

En la publicidad está todo permitido…o casi todo. Un spot no autorizado de Mercedes Benz creado por un estudiante de cine ha saltado todas las barreras “políticamente correctas”. Pero mejor que cada uno emita su propio juicio al respecto.

Tobias Haase, estudiante de dirección publicitaria en la Academia de Cine alemana desde 2008, ha utilizado el sistema de frenado de la marca de automóviles Mercedes para ofrecer al espectador un espectacular viaje en el tiempo.

El viaje al pasado nos lleva al año 1890 en el pueblo austríaco donde nació Adolf Hitler, Braunau. Un flamante Mercedes discurre por la calles del pequeño pueblo, mostrando la perfección de su frenado en varias ocasiones, menos en una…. Un pequeño Adolf Hitler corre por la carretera y es atropellado por el lujoso automóvil. El lema de la campaña ficticia reza “Detecta los peligros antes de que ocurran”.

El espectacular proyecto no ha sido autorizado por la casa Mercedes, que seguramente prefiera no involucrarse en una publicidad tan cargada de polémica e ideas políticas. En otra ocasión, el fabricante de automóviles Mercedes-Benz utilizó un spot surgido de esta escuela de futuros “marketeros” como anuncio para proyectar en las salas de cine.

La creatividad y originalidad del spot son innegables, pero ¿es realmente demasiado político?