LO ÚLTIMO »

13:00 Social Media Marketing ¿Quiere sacar de sus casillas a sus amigos en Facebook? Póngase cursi y hágase un “relfie”

13:00 Gente Cecilia Camacho se incorpora a Método Helmer como senior project manager

12:30 Agencias Telson realiza la pospo de las películas documentales “Paco de Lucía” y “En Tierra Extraña”

12:00 Publicidad Publicidad en televisión y publicidad exterior, claves para dar a conocer nuestra marca

12:00 Gente Ingenious Technologies nombra a María Herrero como nueva Key Account Manager para España y LATAM

11:00 Medios El 88% de los millennials leen más que los mayores de 30 años

26 agosto 2013 · Anunciantes
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

Un estudiante de cine mata a Adolf Hitler en un spot no autorizado para Mercedes Benz

En la publicidad está todo permitido…o casi todo. Un spot no autorizado de Mercedes Benz creado por un estudiante de cine ha saltado todas las barreras “políticamente correctas”. Pero mejor que cada uno emita su propio juicio al respecto.

Tobias Haase, estudiante de dirección publicitaria en la Academia de Cine alemana desde 2008, ha utilizado el sistema de frenado de la marca de automóviles Mercedes para ofrecer al espectador un espectacular viaje en el tiempo.

El viaje al pasado nos lleva al año 1890 en el pueblo austríaco donde nació Adolf Hitler, Braunau. Un flamante Mercedes discurre por la calles del pequeño pueblo, mostrando la perfección de su frenado en varias ocasiones, menos en una…. Un pequeño Adolf Hitler corre por la carretera y es atropellado por el lujoso automóvil. El lema de la campaña ficticia reza “Detecta los peligros antes de que ocurran”.

El espectacular proyecto no ha sido autorizado por la casa Mercedes, que seguramente prefiera no involucrarse en una publicidad tan cargada de polémica e ideas políticas. En otra ocasión, el fabricante de automóviles Mercedes-Benz utilizó un spot surgido de esta escuela de futuros “marketeros” como anuncio para proyectar en las salas de cine.

La creatividad y originalidad del spot son innegables, pero ¿es realmente demasiado político?