LO ÚLTIMO »

09:53 Agencias Antonio Montero, director general creativo ejecutivo de Grey, deja la agencia

09:50 Digital ¿Es la “tasa Google” una puñalada en la yugular del periodismo?

09:45 Medios Los planificadores de medios tienen cada vez más presente el entorno digital

09:30 Digital Nestlé introducirá robots en sus tiendas como dependientes

09:00 Marketing Explorando el lado oscuro del marketing de contenidos

08:45 Publicidad En Francia los anuncios de Netflix son tan “listos” que reaccionan a lo que acontece a su alrededor

22 febrero 2012 · Checklists
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

10 buenas razones para lanzarse a la piscina del marketing de contenidos

El marketing de contenidos ya tiene adeptos de la talla de Schwarzkopf o Nestlé que aprovechan sus iniciativas para obtener información útil sobre las preferencias de sus clientes y emplean sus propios redactores o extraen contenidos de grupos como Condé Nast. Por ello les damos 10 buenas razones para que, como anunciantes, se lancen a la piscina del marketing de contenidos:

1. La visibilidad aumenta en Google si se utilizan las palabras clave adecuadas.

2. El tiempo de estancia de los usuarios aumenta.

3. Aumenta la cobertura entre actividades en redes sociales y la página web. Facebook y Twitter funcionan como teaser y plataforma de discusión con clientes.

4. Se generan todo tipo de contenidos que se pueden reenviar y compartir.

5. Los contenidos provocan emociones y animan los debates.

6. Una buena temática de contenidos aumentar la competencia percibida del anunciante por parte del consumidor.

7. Los expertos y testimonials se integran fácilmente en la página web y atienden las expectativas de los consumidores.

8. User-generated content puede valorizar la página web y es más fácil animarlo mediante contenidos que con concursos.

9. Las plataformas de social bookmarking como Pinterest sólo deben decorarse con contenidos.

10. El análisis de la página web permite aprender para la próxima campaña lo que interesa al  consumidor.