LO ÚLTIMO »

18:45 Anunciantes Un nuevo tipo de cerveza, entre las innovaciones de Heineken España para 2015

18:15 Publicidad Los “empollones” de la publicidad, al descubierto en The Gunn Report

18:15 Marketing “Las mujeres están al frente de este sector donde cada vez se incorporan más hombres “, B.Fernández (Clínica Londres)

18:05 Tendencias De la privacidad a la desconexión, ¿qué tendencias nos esperan en el sector este 2015?

18:00 Social Media Marketing Criticones, negociantes y “cheerleaders”: 7 tipos de fans en los social media y cómo lidiar con ellos

17:38 Digital La publicidad y los asuntos judiciales son los principales temas que los usuarios quieren eliminar de su “huella digital”

29 enero 2013 · Checklists
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

7 pasos a seguir si hackean su cuenta de Twitter

A cualquiera le puede ocurrir, sobre todo si lee muchos tweets en inglés es más fácil que acabe pinchando en un link que hackee su cuenta de Twitter y comience a usarla para mandar información fraudulenta a otros usuarios. Para evitar esto hay que ser precavido y no pinchar en links de personas a las que no conocemos y menos aún en un idioma que no sea el nuestro.

Pero ni de nuestros propios amigos nos podemos fiar, ya que muchas veces sus cuentas pueden estar hackeadas. Lo mejor cuando navegue por Twitter es por tanto hacer caso al sentido común: cuando vea tuits sospechosos o que contienen links a información “rara”, actúe con precaución y no lo abra.

Si aún así ha caído en la trampa y su cuenta ha sido hackeada le damos 7 pasos a seguir para solucionar su problema:

1. No pinche en más links y si aún está en internet desconéctese de su cuenta Twitter.

2. Cierre el navegador y todas las ventanas que estén abiertas. Después vacíe la caché de su navegador.

3. Abra de nuevo el navegador, vaya a Twitter e inicie sesión, pero cambie directamente su contraseña (preferencias > contraseña).

4. Ahora en sus preferencias diríjase a Apps y elimine cualquiera que no conozca o le resulte sospechosa.

5. Borre todos los tuits sospechosos de su Timeline, los que no redactó usted y los que no autorizó.

6. Avise a sus seguidores para que no caigan en la misma trampa.

7. Mantenga su cuenta en observación por un tiempo y, a partir de ahora, tenga más cuidado a la hora de pinchar en links sospechosos.