LO ÚLTIMO »

17:40 Digital Revolución en el comercio electrónico

17:30 Publicidad Pharrell Williams, de ascensorista a emperador en apenas 10 minutos por obra y gracia de Chanel

16:34 Agencias Ymedia nueva responsable de la cuenta de medios europea de Burger King

16:10 Social Media Marketing Twitter España se incorpora a AIMC como nuevo asociado

16:00 Anunciantes 10 curiosidades de la historia de Coca-Cola

15:52 Publicidad Los errores en las predicciones de futuro, una oportunidad para mejorar

11 enero 2013 · Digital
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

El internet de las cosas abre un enorme abanico de posibilidades para el retail en el #2013CES

El internet de las cosas ha logrado convertirse en uno de los grandes protagonistas de las discusiones en el Consumer Electronics Show (CES) que se está celebrando estos días en Las Vegas, Estados Unidos. Puede que sea una expresión que lleva utilizándose muchos años, pero con los recientes desarrollos tecnológicos es una idea que está más patente que nunca. Y el CES se ha llenado de ejemplos: desde aplicaciones y dispositivos para controlar objetos de uso diario hasta dispositivos con inteligencia integrada.

Uno de estos casos, aunque no tan atractivas como las impresionantes Smart TVs, pero que ha atraído a cientos de visitantes en el CES, son las pantallas en las cocinas y los electrodomésticos. Y es que hoy ya es una posibilidad realista pensar en que pronto podríamos empezar a utilizar frigoríficos que al detectar que no queda un producto determinado automáticamente lo encargan a tu tienda online habitual. O, por ejemplo, el lavavajillas de LG que está en contacto con tu proveedor de electricidad para asegurarse de que sólo se enciende en el momento en que la luz es más barata.

También hay ejemplos a pequeña escala, como ordenadores que se pueden poner y que monitorizan la salud o el estado de forma física, o el reloj inteligente Pebble, creado gracias a Kickstarter, que en su pantalla e-ink permite utilizar diferentes aplicaciones, además de leer la hora, y tiene batería suficiente para siete días.

Por otro lado, los fabricantes de automóviles han tenido una presencia muy fuerte en el CES 2013. Mientras en los últimos años ha habido una tendencia de aprovechar la calidad de la conducción frente a la experiencia del conductor, esto parece que va a cambiar. Así, los fabricantes empezarán a utilizar tecnología que aproveche el coche, el smartphone y la localización para ofrecer una experiencia mejorada, o incluso la sincronización de la música para que se adapte a las condiciones de conducción.

Pero el retail quizás sea una de las industrias que se vea más fuertemente impulsada por el internet de las cosas. Cada vez parece más evidente que empezaremos a ver cómo la frontera entre las experiencias de compra física y online se irá difuminando a medida que la tecnología permita a los consumidores tener una experiencia prácticamente similar. Pronto empezarán a integrarse pantallas más sofisticadas en las tiendas que, además, permitan trasladar la experiencia en la tienda, de forma sencilla, a la compra online a través de smartphones y tablets.