LO ÚLTIMO »

13:00 Agencias Y&R desembarca en Mongolia

13:00 Gente Cristina Valbuena, responsable de marketing y relaciones públicas del Grupo eBuzzing&Teads en España

12:30 Digital Sizmek integra datos de comScore y Nielsen para ofrecer una visión integral del rendimiento de las campañas online

12:00 Digital BlaBlaCar alcanza los 10 millones de usuarios en Europa

12:00 Agencias Mediterránea comienza a trabajar con Iberia Express

11:00 Publicidad El “semáforo bailón” de Smart se convierte en viral

17 enero 2013 · Digital
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

Google cuenta ahora con un diccionario basado en los resultados de búsqueda por imágenes

¿Se imagina buscar una palabra en el diccionario y que en lugar de ofrecerle una definición aparezca una imagen? ¿Y si además no fuera una imagen cualquiera sino la primera que sale en Google imágenes cuando tecleamos la palabra?

Ya no es necesario imaginarlo porque dos diseñadores londinenses Ben West y Heyes Felix, lo han convertido en una realidad. Esta peculiar obra de arte cuenta con 1.240 páginas impresas y un total de 21.000 imágenes, una por cada uno de los términos que contiene el diccionario inglés.

Con este original diccionario los diseñadores pretenden hacernos reflexionar sobre la grandeza de Google, un selectivo buscador que encierra más de lo que una caótica búsqueda puede hacernos pensar. Google es un flujo constante de información organizada en una vasta base de datos y ordenada en función de algoritmos y patrones de búsqueda actualizados cada segundo. El culmen de la era de la información.

Lo llamativo de este particular proyecto es que no tiene utilidad real, ya que las primeras imágenes de Google images que aparecen al teclear una palabra no siempre tienen que ver con el término. Además, las imágenes se renuevan segundo a segundo por lo que, lo que hoy es una esponja en la bañera, mañana puede ser Bob Esponja, el dibujo animado.

El diccionario de Google no tiene mucho valor académico, pero sí muestra lo que circula por la red y lo que priorizamos. Y parece que el resultado no es demasiado positivo: alrededor de la mitad del libro está compuesto por repugnantes fotografías médicas, pornografía, racismo o dibujos animados de pésima calidad.