LO ÚLTIMO »

13:30 Agencias Los “foodies” ya tienen su espacio en el primer RestaurantDay de España

13:00 Anunciantes ¿Qué busca Amazon en un nuevo empleado?

12:30 Agencias Nace Modern Mad, la agencia de base tecnológica especializada en construir Modern Brands

11:30 Eventos y Formación Hard Rock Cafe Barcelona, anfitrión de Hard Rock International en la feria líder EIBTM 2014 de congresos e incentivos

11:00 Agencias El Black Friday de este año ayudará a incrementar un 30% las ventas online

10:33 Eventos y Formación Enric Nel-lo en #lalluna2014: “la diferencia entre una marca atrevida y una que se esconde, es poner en práctica las buenas ideas”

14 febrero 2013 · Digital
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

Lo que los almacenes de Amazon esconden: subcontratación, hacinamiento y extrema derecha

Amazon es el la mayor empresa de comercio electrónico del mundo. Sin embargo, detrás de su imagen de “número uno” se esconden muchas sombras, sobre todo en lo referido a la contratación, o más bien subcontratación de mano de obra. El reportaje Ausgeliefert!, emitido recientemente por la cadena pública alemana ARD, pone al descubierto algunas de esas sombras.

En España, su país de origen, Silvina es en realidad profesora de arte. Sin embargo, y como otros muchos compatriotas, Silvina está desempleada. Por eso, y ante lo precario de su situación, Silvina se vio tentada por un anuncio de Amazon para trabajar durante la campaña navideña en uno de los almacenes del gigante del e-commerce en Alemania. A priori, la oferta sonaba bien, pero lo que se encontró Silvina en el país germano distaba mucho de ser “idílico”.

Cada año 5.000 trabajadores procedentes de todos los rincones de Europa son “tentados” por la misma oferta vista en su día por Silvina para trabajar en los almacenes centrales de Amazon en Alemania durante la temporada navideña. Lo que no saben es que al llegar allí no firman un contrato de Amazon, sino con una empresa de subcontratación, y que se ven obligados a alojarse en moteles y pueblos turísticos donde llegan a estar hacinadas hasta siete personas por cabaña.

La provincia alemana de Hesse, donde Amazon tiene sus almacenes centrales en el país germano, se llena durante la temporada navideña de “temporeros” de todos los puntos del viejo continente que, a menudo en medio de fuertes tormentas de nieve, esperan el autobús que les lleva a su puesto de trabajo para hacer el turno de noche en el gigante del comercio electrónico. Estos “temporeros” vienen de Polonia, Hungría, Rumanía y de otros puntos de Europa y ganan aproximadamente un salario de 9 euros brutos la hora durante la ajetreada temporada navideña en los almacenes centrales de Amazon en Alemania.

Que la subcontratación de mano de obra forma parte de las prácticas laborales de Amazon era algo que ya se conocía, pero el reportaje Ausgeliefert! muestra por primera vez de cerca el lado más oscuro de este sistema. Un sistema mediante el cual Amazon atrae a 5.000 trabajadores procedentes de toda Europa y se deshace de ellos después de tres meses de duro trabajo sin ningún tipo de contemplaciones.

El reportaje se aproxima al entramado de empresas de subcontratación, agencias de trabajo y compañías de transporte que hacen posible que la temporada navideña sea todo un éxito para Amazon en Alemania, pero también a lo que hay detrás. A las estrecheces del alojamiento proporcionado a los “temporeros” y a los autobuses atestados de trabajadores que sólo pasan una vez por turno y que si se retrasan se traducen en una merma en el ya de por sí precario salario de los empleados.

Silvina, la protagonista de Ausgeliefert!, es la única “temporera” de Amazon que se atreve a hablar sin tapujos ante la cámara sobre su situación laboral. Muestra a los autores del reportaje su alojamiento en el país germano, habla sobre sus tres hijos en España y relata la constante inseguridad que le provoca un contrato del que se conoce el inicio pero no el fin. Ni Amazon ni las empresas de subcontratación que trabajan con el gigante del comercio electrónico en Alemania hacen declaraciones ante la cámara en el reportaje de la ARD.

Las duras condiciones laborales de los “temporeros” de Amazon en Alemania son relatadas ante la cámara por Silvina y por trabajadores asociados al sindicato Ver.di. Es el caso, por ejemplo, de Norber Faltin, ex trabajador de Amazon y sindicalista de Ver.di, que describe de la siguiente manera la situación laboral que se vive en el centro de logística de Amazon en Coblenza: “Aquí trabajan 3.300 empleados, de los que 3.100 tienen contrato temporal”.

Con la complicidad de Silvina, la única trabajadora de Amazon que se atreve hablar abiertamente sobre su situación laboral ante la cámara, los autores del reportaje se adentran en la viviendas turísticas que dan alojamiento a los “temporeros” durante el tiempo que dura su “aventura” laboral en Alemania y filman los plannings de turnos de trabajo y las normas de trabajo que éstos deben observar en su puesto de trabajo. Normas que, por otra parte, sólo se hacen llegar a los empleados en alemán e inglés.

Los autores del reportaje comparten mesa y mantel con los trabajadores de Amazon y son observados de cerca por los mismos guardias de seguridad que vigilan a estos constantemente en sus respectivos alojamientos. Estos guardias de seguridad tienen acceso permanente a las casas de los “temporeros” y registran con toda libertad sus bolsos, de ahí que muchos empleados tengan miedo, confiesa Silvina. Cuando los reporteros de la ARD intentan filmar, por ejemplo, la ropa del personal seguridad, un agente de seguridad les persigue y le expulsa finalmente de la urbanización.

¿La posible razón de su negativa a ser retratados ante la cámara? Los guardias de seguridad llevan sudaderas con capucha de la marca Thor Steinar. Esta marca, que está prohibida en muchos estadios alemanes, es una de las principales señas de identidad de los grupos neonazis en Alemania. De hecho, investigando a la empresa que se esconde detrás de estos intimidantes guardias de seguridad, los autores del reportaje encuentran múltiples conexiones con la extrema derecha.

Para Silvina, la protagonista del reportaje, su “aventura” laboral en Alemania termina antes de lo esperado. Tres días antes del día de Navidad recibe por sorpresa la noticia de que su contrato ha llegado a su fin. ¿El motivo? Que Amazon ha recibido menos pedidos de los esperados. A Silvina le llega la noticia de su despido sorpresa al final de su turno y tiene apenas 24 horas para hacer las maletas y volver a casa. Probablemente no repita con Amazon, pero otros muchos “temporeros” terminarán mordiendo como ella el anzuelo.

Imagen de previsualización de YouTube