LO ÚLTIMO »

17:00 Marketing 1 de cada 3 “marketeros” pone suspenso en eficacia al marketing de contenidos

16:38 Gente Marcos de Quinto se convierte en el nuevo director global de marketing de Coca-Cola

16:30 Social Media Marketing Las redes sociales nos hacen ser menos extremistas en nuestra ideología política

15:30 Tendencias Clientes mentirosos: cómo detectar si están de acuerdo con lo que les ofrecemos

15:11 Anunciantes Desalia Music, el primer proyecto que une la música electrónica en España

15:00 Agencias El Museo de Orsay utiliza una orgía sexual como cebo para atraer a sus visitantes

23 agosto 2010 · E-Mail Marketing
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

Los social media pueden ser el impulso que necesita el email marketing

El marketing social es la última de la larga lista de cosas que se esperaba que acabaran con el email marketing. Primero fue el spam, después los RSS, los blogs y las redes sociales. Pero a pesar de todo el email marketing ha logrado mantenerse como un canal muy útil para llevar a cabo las acciones de marketing.

Sin embargo, aunque sea viable, no significa que sea invencible. El email marketing podría perder su estado de salud actual, a medida que el marketing en los social media cada vez más llama la atención de los anunciantes. Es sabido que, si el email marketing no cambia su estilo de vida y su enfoque, caerán tanto la reputación del remitente como la situación en la bandeja de entrada, además de que se perderá capacidad para conseguir nuevos suscriptores. Además, a pesar de las mejoras en las infraestructuras, la integración de datos avanzada y los avances en la transparencia para mejorar la reputación del remitente, los mensajes de email marketing siguen siendo bloqueados por los filtros de spam en la misma medida que hace cinco años. Un 20% de los emails de marketing nunca llegan a la bandeja de entrada, y esto puede deberse a que, a pesar de los avances tecnológicos, los emails no son cada vez más relevantes. Y esto apunta directamente a los contenidos y las estrategias de contacto de los responsables de marketing.

Para aquellos que siguen con los hábitos de siempre, todos estos mensajes genéricos siguen generando muchos beneficios, a pesar de que muchos suscriptores borran los mensajes sin leerlos. El hecho de que las respuestas vengan de un grupo cada vez más reducido se pierde en el júbilo por los resultados rápidos y el alto ROI. Y aunque los anunciantes saben que hay formas mejores de conectar con los suscriptores, de tener acceso a una segmentación más sencilla y de crear experiencias más interesantes para los consumidores, no se llevan a cabo. En parte, se debe a que supondría más trabajo en términos de tiempo, conocimientos, accesos a bases de datos y presupuesto. Hay muchas expectativas pero presupuestos pequeños y apoyos mínimos y, además, los empresarios no se preocupan en arreglar algo que sólo parece funcionar un poco mal.

Y en el otro lado se sitúa el social media marketing. En las redes sociales se entrelazan las conversaciones, las opiniones individuales y la sabiduría de la multitud, y consumidores y posibles clientes son animados a participar en las charlas públicas sobre las marcas. Esto hace que ahora rechacen participar en cualquier tipo de contenido de marketing en el que no confíen, con el que no se diviertan y con el que no obtengan una experiencia.

El social marketing ha cambiado las expectativas de los consumidores pero también ha establecido las bases para un compromiso más profundo de los suscriptores, algo que hay que reforzar en el email marketing si se quiere tener éxito a largo plazo. Los emails que ofrecen contenidos útiles, relevantes e interactivos ganan mientras que muchos otros se ignoran por cansancio o porque los servidores de correo electrónico hacen que nunca lleguen a la bandeja de entrada.

Frente a esta situación, la nueva forma que ha formado internet basado en la conexión social, hace imprescindible que los programas de email marketing se comprueben siguiendo estos 9 pasos que publica ClickZ.

1. ¿Se están respetando las concesiones de permisos? ¿Está claro lo que pasará cuando alguien ofrece su dirección de correo electrónico? ¿Hay una buena razón para que de mi dirección principal de email?

2. ¿Se evita compartir archivos internamente? ¿Se envía únicamente lo que se había prometido y con la frecuencia correcta?

3. ¿Tienen los suscriptores control sobre el contenido o la frecuencia?

4. ¿Es el sistema de emisión de emails estable y de confianza?

5. ¿Se controla lo que se envía a través de nuestro dominio y nuestra dirección IP? Y si hay que compartirla, ¿sabemos que los demás remitentes tienen una reputación similar?

6. ¿Los contenidos y las ofertas personalizadas están basadas en el perfil y el comportamiento del suscriptor?

7. ¿Funciona correctamente la función de darse de baja?

8. ¿La reputación de nuestro remitente es alta y consistente?

9. ¿Tenemos la disciplina para eliminar a los suscriptores que son inactivos?