LO ÚLTIMO »

16:15 Publicidad 46 millones de corazones cosidos por Cruzcampo formarán la bandera que latirá con la Selección en Brasil

15:26 Agencias MediaCom triunfa en el Global Festival of Media 2014

14:30 Digital Una imagen del Lago Ness de los mapas de Apple reaviva la leyenda de ‘Nessie’

14:00 Agencias Agencias de España continúa sus conversaciones con la Administración para abordar la centralización de la compra de espacios publicitarios

14:00 Gente HTC ficha a Paul Golden, el “marketero” que encaminó a la cima a Samsung

13:52 Tendencias Las líneas 902 representan para los consumidores La Peor Práctica Empresarial del Año

30 octubre 2012 · Infografías
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

Ante la avalancha de datos visuales llega ahora la “anti-infografía”

Es una idea triste y universalmente aceptada que cuando llegamos al final de nuestra vida no encontramos un cómputo de ella. Es algo inevitable y un tema bastante inquietante en el que se basa el trabajo del diseñador Marco Bagni. En esta línea ha creado un trío de animaciones que exploran vertiginosos y existencialistas conceptos como el tiempo, la perspectiva e incluso el sentido de la vida. Es una impresionante visualización de datos que no contiene información real pero que sí consigue formular la mayor pregunta de todas.

Una de las piezas, Getting Lost, es especialmente llamativa, con una descarga de infografías increíblemente complejas que para el espectador son totalmente absurdas. No hay ningún tipo de información oculta en el interior, por lo que está obligado a explorarlo por sí mismo.

“La razón (de la obra) no es proporcionar contenido ni hechos. La vida es un flujo infinito de posibilidades y creo que cada uno de nosotros crea su propio camino a través de todas éstas, siguiendo algo: el instinto, el amor, la pasión, lo que sea”, dice Bagni. “Pero al final, ¿qué tenemos, qué entendemos por vida? ¿Sabemos más de la vida desde que estamos inmersos en la era de la información? No estoy seguro de ello y por eso estos gráficos no tienen datos. Ellos representan todo, todas las experiencias de la vida”.

Este trabajo de Bagni forma parte de una categoría de datos abstractos (falsedades organizadas en barras, gráficos y cuadrículas que, en lugar de socavar la fe en los esquemas de la información, cuestionan si todas las infografías pueden responder a las preguntas más importantes en el universo, cosas como ¿qué hace que la vida sea única?”.

“Mi experiencia personal me dice que, cuanto más creo que sé lo que estoy haciendo y más control tengo de la situación, más estoy en realidad construyendo mi propio punto de vista sobre el mundo“, escribe Bagni. “Pero esto no es realmente nada en comparación con el mundo en sí mismo. Básicamente todo sucede en nuestras mentes”.

15