LO ÚLTIMO »

14:00 Gente HTC ficha a Paul Golden, el “marketero” que encaminó a la cima a Samsung

13:52 Tendencias Las líneas 902 representan para los consumidores La Peor Práctica Empresarial del Año

13:46 Digital Airbnb se sube al podio de las startups más “ricas” tras alcanzar un valor de 10.000 millones de dólares

13:36 Publicidad Agencias y clientes no se ponen de acuerdo a la hora de señalar cuáles son los problemas que les separan

13:05 Digital Nace Grams, el ‘Google’ del mercado negro

12:52 Digital Nike pone fin a los rumores y confirma que seguirá produciendo su pulsera inteligente Fuelband

31 octubre 2007 · Marketing Directo
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

LA UTILIDAD DE LO TRADICIONAL: VUELTA A LOS CATÁLOGOS

LA UTILIDAD DE LO TRADICIONAL: VUELTA A LOS CATÁLOGOS

Parece que las marcas con colgar sus artículos online ya lo tienen las ventas aseguradas, sin embargo comprar por internet sin ningún tipo de guía sobre los artilugios o servicios a elegir constituye en ocasiones un verdadero suplicio. Los catálogos de vacaciones, los catálogos de juguetes en navidad, los de libros…parece que en esta era cibernética todo esto suena lejano, incluso nostálgico, pero esto no es del todo cierto.

Sears ha sido una de las marcas que ha rescatado del olvido estos entrañables folletos, porque, como declara su representante M. R. MacKinnon, “El catálogo es en sí mismo un soporte publicitario, pero a su vez un camino para dirigir a la gente hacia nuestra web”. Pero Sears no está sola en esto. Según un estudio realizado por Shop.org el uso de los catálogos por parte de los minoristas incrementará en un 40%, ya que son un excelente vehículo para aumentar las ventas online, donde realmente se mide su eficacia.

El estudio recalca que el 13% de sus nuevos clientes online proviene de los catálogos enviados por correo; además, un 43% de los clientes por catálogo también compra online. Y eso que muchas compañías, como la propia Sears, pensaron que con el nacimiento de la red la distribución por medio de correo ordinario quedaría totalmente en desuso por ser más cara e incluso innecesaria.

Pero la gente añoró los panfletos y así es como de nuevo se convirtió en una estrategia de marketing, la más importante para esta vieja compañía conocida como “la compañía del catálogo”, que en el fondo perdió parte de su imagen retirándolos del mercado. Y así el catálogo se ha reconvertido en su mejor estrategia de venta.