LO ÚLTIMO »

14:30 Digital Barcelona y Adobe impulsan un laboratorio de marketing digital para ciudades

13:30 Agencias Interpublic y Millennial Media en alianza global para generar soluciones móviles basadas en datos

13:00 Digital Amazon podría lanzar un servicio de contenidos en streaming más barato que Netflix

12:30 Digital Smartycontent revoluciona el mercado de vídeo online garantizando ingresos por visionados

12:00 Anunciantes Bob Marley, de anticapitalista a icono de una marca que fabrica productos con marihuana

11:30 Anunciantes Teka confía en Mediterránea

1 mayo 2011 · Marketing
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

4 tesis sobre el neuromarketing en internet

Internet es hoy en día la gran aliada del marketing. Y puesto que el marketing camina cada vez más de la mano de las neurociencias, el “hijo” de ambas disciplinas, el neuromarketing, se está haciendo también cada vez más fuerte en la red de redes. Ralf Pispers y Joanna Dabrowski desgranan en el libro Neuromarketing im Internet las principales tesis del neuromarketing online:

1. La mayor parte de las webs presentan una estructura demasiado racional. Esta tendencia es especialmente perniciosa en términos de usabilidad en los portales de comercio electrónico que ofrecen al usuario productos inmateriales. La venta online de este tipo de servicios reclama menos racionalidad y más emoción.

2. Hay demasiado espacio para la navegación en las webs. La navegación vertical es ya cosa del pasado, según Pispers y Dabrowski. El auge de las aplicaciones móviles para smartphones y tablets exige una simplificación de la navegación web.

3. Las tiendas online deben atender a diferentes tipos de público objetivo. Para conseguirlo, es útil la creación de landing pages adaptadas a los distintos tipos de público objetivo.

4. En muchas páginas web se echa de menos el “factor humano”. Las webs que incorporan elementos “humanos” como los presentadores virtuales aumentan también sus niveles de conversión. Aun así, este tipo de elementos pueden despertar también la antipatía del internauta, advierten Pispers y Dabrowski. Para evitarlo, lo ideal es la creación de varios presentadores virtuales adaptados a cada unos de los tipos de público objetivo de la web.