LO ÚLTIMO »

18:45 Gente Guillermo Martín Casado, nuevo director de negociación digital de IPG Mediabrands

18:15 Digital Grupo Planeta y ThinkSmart crean Mundo Mercurio, un programa de gestión de la red comercial

18:00 Anunciantes 7 famosos logos rediseñados con las pinceladas de 7 grandes pintores

17:30 Social Media Marketing Los emojis, el último objeto de deseo de los “marketeros”: pueden ser una mina de datos

17:00 Medios El periodismo actual está siendo llevado en volandas por estas 10 tendencias

16:00 Marketing Las tres I’s del contenido de las marcas: debe inspirar, informar e involucrar

25 octubre 2012 · Marketing
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

El “cliente misterioso”: la técnica de marketing para espiar a las empresas en su trato hacia los consumidores

“Él llega sin avisar, con un objetivo: controlar a quien le presta el servicio”. Se trata del “cliente misterioso” o Mystery Shopper, una técnica empleada en marketing, para conocer la imagen que una empresa está ofreciendo a sus clientes a través del comportamiento de sus empleados.

Gracias a Grupo Redes de Venta Proactiva, sabemos que a figura del Mystery Shopper es ya conocida en algunos sectores, como es el caso del Comercio, la Automoción o la Hostelería. Por ello, los beneficios que esta técnica aporta se están aplicando actualmente en otros ámbitos de actividad empresarial en los que existe una relación entre dos agentes, ya sea un comercio minorista y su cliente, en ventas industriales, entre agentes empresariales, en la propia administración pública, e incluso en el sector turístico en las que se ha aplicando este tipo de campañas en los comercios de una ciudad, para conocer el grado de satisfacción de sus visitantes.

La metodología utilizada en esta técnica es, como indica Javier Fuentes Merino, director general de Grupo Redes de Venta Proactiva: “Simple pero efectiva: una persona, contratada específicamente para esta labor, se hace pasar por un cliente real en un establecimiento, simulando que va a efectuar una compra. Este “cliente misterioso” se encarga de evaluar una serie de parámetros predeterminados del establecimiento y de la persona que le atiende, tales como la identificación del establecimiento, el estado de las instalaciones, la imagen de quien atiende, la rapidez, el tiempo dedicado, el conocimiento del producto o la defensa ante la competencia”.

“Gracias al empleo de la técnica “cliente misterioso”, las empresas pueden obtener información de primera mano sobre una de sus grandes preocupaciones: la atención al cliente, que constituye un hecho diferencial frente a la competencia, y cuya percepción por parte del público resulta un elemento clave para fidelizar a quienes ya son clientes. Por un lado, permite controlar, por ejemplo, si un establecimiento de la cadena o franquicia ha variado los precios, esto puede ocurrir en sectores en los que existen márgenes de maniobra con cada cliente (como los concesionarios de automóvil) incurriendo en competencia “desleal” con el resto de establecimientos. Y, por otro, los datos recogidos a través del “cliente misterioso” son tratados y analizados, lo que permite adoptar decisiones en cuestiones claves para el negocio: la formación, la selección de personal o los niveles de precios, tanto con nuevas decisiones, como comprobando la utilidad e idoneidad de las acciones pasadas”, añade Fuentes Merino.