LO ÚLTIMO »

13:50 Eventos y Formación Bodas en “Las Vegas”, citas a ciegas y Chilly Week, entre los eventos de febrero en Hard Rock Madrid

13:00 Tendencias ¿Cómo será la comunicación que triunfe en 2016?

12:40 Eventos y Formación SAP presenta en España su estrategia de Transformación Digital

12:00 Tendencias Wevorce, una startup “low-cost” que le ayudará a divorciarse súper rápido

11:20 Eventos y Formación Las VII Jornadas de Meteorología y Prensa reúnen a una veintena de profesionales en Formigal – Panticosa

11:00 Marketing Super Bowl o la medicina que los marketeros deberían tomar todo el año

30 agosto 2011 · Marketing
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

El contacto directo con el cliente, una ventaja para el éxito de las pymes

Mucho se ha hablado en estos tiempos de crisis de la conveniencia del momento para que aquellas personas que se han quedado sin trabajo, recién licenciados que se preguntan “¿dónde quedó mi primer empleo?” y todo aquel que un día soñó con montar su propia empresa, se conviertan en emprendedores con la creación de una pequeña empresa.

Si bien es cierto que la situación económica es dura para todos, existen resquicios a donde “los grandes” no llegan, o no lo hacen tan bien como podrían hacerlo empresas más pequeñas y, por lo tanto, más especializadas, más propensas a la personalización del servicio, y con un mejor contacto y atención con “su” cliente.

Es precisamente en este contacto “de tú a tú” donde destacan las pequeñas y medianas empresas, cuya publicidad se basa más en la satisfacción del cliente y en el “boca a boca” que en las grandes campañas vociferantes en todos los medios posibles, que poco calado parecen tener ya en una sociedad saturada de publicidad.

Luis Fernando Cabrera, director de la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey, México, añade a esta calidad y servicio al cliente otros conceptos básicos como la diferenciación, o el consejo de llevar a cabo la publicidad de la pyme a través de campañas de marketing novedosas, en las cuales la flexibilidad y capacidad de adaptación juegan a favor de estas empresas.