LO ÚLTIMO »

13:20 Anunciantes Rafa Nadal y Pau Gasol, los famosos preferidos por los españoles según Personality Media

13:00 Agencias Sensacine se incorpora a la red publicitaria de HiMedia

13:00 Social Media Marketing A Instagram se le “cuela” un extraño anuncio en su app

12:40 Agencias La Comunidad de Madrid confía en Reach-Out y Genetsis para la nueva web del Carné Joven

12:15 Agencias HANNspree confía en Acuam como agencia de comunicación digital

12:00 Digital Un viral protagonizado Kim Jong-Un hace que Corea del Norte eche fuego

31 octubre 2007 · Marketing
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

LA UTILIDAD DE LO TRADICIONAL: VUELTA A LOS CATÁLOGOS

LA UTILIDAD DE LO TRADICIONAL: VUELTA A LOS CATÁLOGOS

Parece que las marcas con colgar sus artículos online ya lo tienen las ventas aseguradas, sin embargo comprar por internet sin ningún tipo de guía sobre los artilugios o servicios a elegir constituye en ocasiones un verdadero suplicio. Los catálogos de vacaciones, los catálogos de juguetes en navidad, los de libros…parece que en esta era cibernética todo esto suena lejano, incluso nostálgico, pero esto no es del todo cierto.

Sears ha sido una de las marcas que ha rescatado del olvido estos entrañables folletos, porque, como declara su representante M. R. MacKinnon, “El catálogo es en sí mismo un soporte publicitario, pero a su vez un camino para dirigir a la gente hacia nuestra web”. Pero Sears no está sola en esto. Según un estudio realizado por Shop.org el uso de los catálogos por parte de los minoristas incrementará en un 40%, ya que son un excelente vehículo para aumentar las ventas online, donde realmente se mide su eficacia.

El estudio recalca que el 13% de sus nuevos clientes online proviene de los catálogos enviados por correo; además, un 43% de los clientes por catálogo también compra online. Y eso que muchas compañías, como la propia Sears, pensaron que con el nacimiento de la red la distribución por medio de correo ordinario quedaría totalmente en desuso por ser más cara e incluso innecesaria.

Pero la gente añoró los panfletos y así es como de nuevo se convirtió en una estrategia de marketing, la más importante para esta vieja compañía conocida como “la compañía del catálogo”, que en el fondo perdió parte de su imagen retirándolos del mercado. Y así el catálogo se ha reconvertido en su mejor estrategia de venta.