LO ÚLTIMO »

16:00 Publicidad Estos 20 anuncios se disputan ser el mejor de la historia de YouTube

15:40 Eventos y Formación Directores de cine, cómicos o poetas serán algunos de los anfitriones de Lions Health 2015

15:30 Tendencias Desmontando tópicos sobre la Generación Z: los “centennials” adoran la TV y las compras offline

14:30 Publicidad Estas fotografías de moda remueven la conciencia sobre la explotación infantil

14:00 Anunciantes Los 10 pilares sobre los que se construye la confianza del consumidor en las marcas

13:39 E-Mail Marketing Al email marketing no se le agotan las pilas y sigue enamorando a los “marketeros”

28 septiembre 2012 · Marketing
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

Los logos de las marcas de comida rápida se quedan grabados a fuego en el cerebro de los niños

Los logos de las marcas de comida rápida tienen un “imán” para los más pequeños de la casa. Según un reciente informe de la Universidad de Missouri en Kansas City y el Centro Médico de la Universidad de Kansas, los logotipos de este tipo de marcas dejan una huella indeleble en el cerebro de los niños.

El estudio se valió de la técnica de las imágenes en resonancia magnética (MRI) para monitorizar la actividad cerebral de niños con edades comprendidas entre los 10 y los 14 años. Los investigadores mostraron a los niños participantes en el análisis varios logos de marcas conocidas, algunas del ramo de la comida rápida y otras no. ¿La conclusión? Que el centro de procesamiento de recompensas del cerebro y las áreas cerebrales dedicadas al control del apetito mostraban una actividad inusitadamente elevada cuando los niños veían logos de marcas de comida rápida, pero mucho menor cuando lo que veían eran logos de marcas de otros sectores de actividad.

“La investigación demuestra que los niños son más propensos a elegir comida con logos que le son familiares”, explica Aman Bruce, directora del informe, en declaraciones a The Independent. Sin embargo, “éste es un dato preocupante porque la mayor parte de alimentos dirigidos a los niños son poco saludables y tienen un elevado contenido en grasas, azúcares y sodio”.