LO ÚLTIMO »

18:15 Gente Alfonso Palau-Ribes se incorpora a Havas SE como director de desarrollo de negocio del área de sports

18:00 Social Media Marketing 5 claves para que su estrategia de marketing en Instagram sea todo un éxito

17:53 Digital “123456” lidera el ranking de las peores contraseñas ¿se encuentra la suya en esta lista?

17:00 Social Media Marketing Facebook planea mejorar su aplicación Messenger con la opción “Voice-to-text”

16:30 Marketing 7 de cada 10 directores de marketing planean invertir más dinero en análisis de datos que en 2014

15:30 Digital La privacidad es lo que más preocupa al usuario de internet, según Microsoft

17 agosto 2011 · Marketing
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

Por qué sorprender y cautivar al cliente a veces no es suficiente

Por muy sorprendente y atrayente que sea una acción de marketing, ésta terminará fracasando si no resuelve las necesidades esenciales del cliente. Así de contundente se muestra Linda Ireland en MarketingProfs. Para responder adecuadamente a las necesidades del consumidor, las empresas deben seguir estos consejos básicos:

1. Cumplir lo prometido
La mejor manera de impresionar al cliente es proporcionándole el producto o servicio prometido a tiempo y sin ningún tipo de sorpresa o contratiempo.

2. No hacer trabajar más al cliente
Los clientes pagan a las empresas para que éstas le proporcionen productos y servicios de una manera sencilla. Si el consumidor tiene que sortear cientos de obstáculos para obtener un producto o servicio, terminará distanciándose de la compañía.

3. No ofrecer al cliente beneficios innecesarios
Un producto con un amplio abanico de funcionalidades que el consumidor en realidad no necesita no logrará conectar con el cliente. Hay que apostar por la simplicidad, solucionar el problema del consumidor, parar y prepararse para dar respuesta a otro problema.

4. No olvidar el componente emocional en la relación con el cliente
Para generar satisfacción y la ganarse la confianza del cliente, hay que hacer aflorar las emociones adecuadas en el consumidor.