LO ÚLTIMO »

10:00 Publicidad ¿A qué saben los filtros de Instagram? Esta golosa campaña publicitaria lo sabe

09:45 Medios ¿Qué ofrecerá Netflix en España?

09:30 Digital Una incubadora española en proyectos de Big Data nombrada como una de las tres más importantes del mundo

09:15 Anunciantes Samsung recrea los autorretratos más conocidos de la historia del arte, en forma de selfie

08:45 Tendencias En pequeñas dosis el narcisismo es un auténtico bálsamo para la creatividad

08:30 Tendencias Claves para aumentar la confianza de los compradores online

11 febrero 2011 · Marketing
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

Un cliente insatisfecho es un cliente perdido

Un buen servicio de atención al cliente es fundamental para hacer prosperar una empresa. De lo contrario, el consumidor pone pies en polvorosa. Según un estudio llevado a cabo en Alemania por Faktenkontor y Toluna, cuando una compañía reacciona demasiado tarde a las consultas de sus clientes, más de la mitad no les da una segunda oportunidad.

El 80% de los consumidores consultados por Faktenkontor y Toluna reconoce haber dado la espalda alguna vez a una empresa por este motivo. El 30% dice haberlo hecho en más de una ocasión.

Las experiencias negativas con el servicio de atención al cliente alejan además a posible nueva clientela, ya que los consumidores “ofendidos” divulgan su malestar no sólo entre su círculo de amigos y conocidos, sino también a través de nuevos los canales online.

Especialmente insatisfechos se muestran los alemanes con los servicios de atención al ciudadano de la administración pública. Más de un tercio de los consultados cree que el tiempo de espera de tales servicios es demasiado largo. A la administración pública, le siguen las empresas de transporte, y las compañías de energía, informa W&V.

Los bancos, los hoteles y las agencias de viajes son las que mejor gestionan sus servicios de atención al cliente. Sólo el 8% de los ciudadanos consultados censura tales servicios en estos tres ramos de actividad.

La mayoría de los ciudadanos espera recibir una respuesta a sus quejas en un plazo máximo de 48 horas. El 30% reclama incluso una contestación en un plazo de 24 horas.