LO ÚLTIMO »

18:40 Tendencias La mayoría de las presentaciones profesionales son demasiado extensas y carecen de un mensaje claro

18:30 Digital Analítica web: cómo entender al usuario y potenciar el negocio

18:30 Anunciantes Zippo reactiva su estrategia de negocio en el mercado español

18:00 Digital ¿Quiere triunfar en los negocios? El fundador de Alibaba, Jack Ma, comparte sus 12 claves

17:30 Digital ¿Cansado de la censura de Google? Llega Boodigo, buscador para los amantes del porno

17:00 Tendencias El síndrome “FOMO” es una epidemia entre los millennials y los “marketeros” tienen mucho que ganar con ella

4 enero 2013 · Medios
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

La publicidad digital se lleva un 50% de los ingresos publicitarios de la revista ‘Wired’

Los emplazamientos digitales han supuesto ya la mitad de los ingresos publicitarios de la revista Wired durante los últimos tres meses de 2012. Un porcentaje que la revista alcanza por primera vez en su historia pero que, además, supone un signo de esperanza para una industria en la que las grandes marcas todavía siguen confiando, quizás en exceso, en la publicidad en medios impresos.

Otro medio, The Atlantic, ha logrado que sus ingresos por publicidad digital alcancen hasta un 59% de sus ingresos publicitarios totales en 2012, pero Wired tiene una presencia más fuerte como medio impreso, con una tirada de 800.000 números el pasado año y 885 páginas publicitarias frente a los 450.000 números y 463 páginas publicitarias de The Atlantic.

Pero estos casos, por desgracia, todavía parecen algo anecdótico. Para la mayoría de las revistas impresas los ingresos digitales todavía están a un nivel significativamente bajo.

“Pasamos mucho tiempo debatiendo si éramos la mejor revista con una web o la mejor web con una revista. Al final, no creo que importe”, explicaba Howard Mittman, editor de Wired. “Alcanzar un 50% demuestra que hay una plantilla de éxito dentro de esta industria que puede ser seguida por otros, y tener una revista no significa necesariamente que tenga que ser un ancla analógica enroscada en tu cuello tecnológico”.