LO ÚLTIMO »

15:00 Tendencias Los errores que no debe cometer en una campaña de Navidad

14:46 Digital Si las marcas quieren avanzar deben relativizar la “religión de la conexión”

14:30 Publicidad Google se convierte en inquilino de la mayor valla interactiva instalada jamás en Times Square

13:30 Anunciantes Microsoft busca las cosquillas a la parlanchina pero “robótica” Siri en su última campaña

13:10 Digital Google echa el cierre a todas sus tiendas Google Glass

13:00 Marketing El boca boca, una potente vitamina “marketera” que se traduce anualmente en 6 billones de dólares en ventas

4 mayo 2010 · Medios
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

La televisión causa daños a largo plazo a los niños de entre 2 y 4 años

Cuantas más horas pasa un niño pequeño delante del televisor, más probabilidades tiene de fracasar en el colegio y de desarrollar enfermedades en el futuro. Ésta es la desalentadora conclusión a la que han llegado investigadores de la Universidad de Montreal y de la Universidad de Michigan, informa la revista Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine.

Para la investigación, que relaciona las horas de televisión que los niños ven a diario con el bajo rendimiento escolar y con la ingesta de comida basura, se han estudiado los datos de 1.300 niños de entre 2 y 4 años, a los que se ha practicado un segundo reconocimiento a los 10 años de edad.

El estudio revela que los niños de 2 años pasan una media de 9 horas a la semana frente a la pantalla del televisor, mientras que entre los chicos de 4 años la media sube a las 15 horas semanales. Además, el 11% de los niños de 2 años y el 23% de los de 4 ven más de 2 horas de televisión al día, que es el máximo recomendado por los expertos.

Cuando estos mismos niños de entre 2 y 4 años vuelven a ser examinados a la edad de 10 años, los investigadores descubren que son los que han estado más expuestos a la televisión en sus primeros años de vida los que más acusan los efectos del fracaso escolar y de los malos hábitos de salud, como el sobrepeso, la ausencia de actividad física y el consumo de alimentos con alto contenido en grasa y azúcares.

Linda Pagani, investigadora de la Universidad de Montreal, subraya que la primera infancia es un periodo decisivo para el desarrollo del cerebro y de la formación de la conducta. Por lo tanto, una sobreexposición televisiva durante los primeros años de vida puede desembocar a largo plazo en hábitos perjudiciales para la salud.

A la vista de estos resultados, los creadores del informe recomiendan reducir el número de horas que los niños pequeños pasan ante el televisor y promover en su lugar actividades alternativas que potencien su desarrollo. De todos modos, los investigadores aclaran que los daños que la televisión inflige a los niños no son permanentes y que pueden ser revertidos con el tiempo.