LO ÚLTIMO »

19:15 Medios Wuaki.tv empieza a ofrecer películas en 4K UHD en Europa

19:00 Anunciantes Conozca a la niña que con siete años ha “vencido” a Tesco en su lucha por la igualdad

18:00 Social Media Marketing Así fueron las primeras veces de estos 12 términos más populares del marketing en Twitter

17:30 Tendencias Transporte, alojamiento, segunda mano… la economía colaborativa reina en internet

17:09 Digital Google podría estar estudiando la compra de GoPro a principios de 2015

16:30 Publicidad Una pizzería se anuncia con las fotos más ridículas de los bancos de imágenes

3 abril 2012 · Publicidad
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

Los Rolling Stones, Don Draper y los spots de la era Mad Men

En la pasada temporada de Mad Men, Don Draper iba a un concierto de los Beatles para acompañar a su hija a sumarse a la Beatlemania del momento. Ahora, en la nueva temporada que se está estrenando, llega el turno de los Rolling Stones, pero esta vez Draper no lo hace por disfrutar de la música, sino por hacer negocios con Harry Crane, el comprador de medios interpretado por Rich Sommer.

Y es que la creatividad de 1966 no dejaba de cambiar. Lo nuevo se volvía viejo antes incluso de nacer y el branding tenía que transformarse, las marcas tendrían que vincularse a una cultura popular obsesionada con la juventud. Y si en el capítulo anterior el objetivo era introducir un tema de protesta dentro de un anuncio, esta semana el objetivo era conseguir que el propio Mick Jagger cantara “Heinz, Heiz, Heinz, is on your side”.

El objetivo del cliente por acercarse a los fenómenos culturales apunta hacia el futuro, pero esa cultura es totalmente ajena a los responsables de marketing de mediana edad de la serie, y también de aquella época. Y Draper y su agencia, al igual que muchos profesionales por entonces, arrastran los pies ante una nueva situación, en parte porque las ideas de los clientes simplemente son lamentables, pero en parte también porque son incapaces de entender la nueva realidad a la que se están enfrentando.

Aunque la idea de los Rolling Stones metidos en publicidad no era tan descabellada. De hecho, en 1964 Brian Jones escribió un jingle con la agencia de publicidad J. Walter Thompson para Rice Krispies por 400 libras y sólo se emitió en Reino Unido.

Imagen de previsualización de YouTube

De vuelta a la serie, Draper y directivos del departamento de medios logran entrar en el backstage de los Stones con el objetivo de atraer a los músicos o a su manager, Allen Klein. Pero es la conversación con una joven fan de la banda la que abre los ojos a Don, al mismo tiempo que revela una importante desconexión entre el publicista y la nueva generación a la que trata de dirigirse de una época en que la música es cada vez más fuerte, las drogas más salvajes y la guerra una preocupación cada vez más generalizada.

Una realidad a la que hace referencia Mad Men, pero que para entenderla no hace falta más que echar un vistazo a los anuncios de la época, observar los movimientos culturales que estaban naciendo por entonces, y entender por qué las marcas estuvieron tan desconectadas de la nueva y joven sociedad que se estaba gestando.