LO ÚLTIMO »

12:00 Tendencias ¿Demasiadas distracciones? Eche un vistazo a estos consejos que aumentarán su productividad

11:15 Eventos y Formación El Ojo anuncia los primeros Presidentes de su Jurado 2015: Ponce, Silva Dias, Rodrigues y Messianu.

11:00 Digital “¿Cuánto vale tu esposa?”, la polémica aplicación de Ashley Madison que tasaba a las mujeres de sus usuarios

10:30 Eventos y Formación Hard Rock Cafe Madrid celebra Freddie For A Day

10:00 Digital ¿Tiene un “cacao mental” con los términos digital y datos? Aclaramos todas sus dudas

18:00 Digital Así es el complejo y secreto proceso de selección de Google para encontrar el verdadero talento

11 enero 2005 · Publicidad
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

NUEVAS TENDENCIAS PUBLICITARIAS PARA ESTE AÑO

Nuevo año, nuevas tendencias en el mundo de la publicidad. El alemán Oliver Perzborn, de Planificación Estratégica de la agencia de publicidad Jung von Matt, insiste en que es el mercado el que forma el marketing y no al contrario. Además, enumera las nuevas tendencias publicitarias.

·Yo. En estos tiempos en los que se incrementa la responsabilidad individual, los eslóganes colocan el “yo” en el centro de atención.

·Pasado perfecto. Cuando existe inseguridad se idealiza el pasado, por lo que algunas imágenes clave o eslóganes antiguos regresan.

·Nueva patria. Mediante la globalización, lo extranjero pierde su encanto y la publicidad redescubre lo nacional.

·La democracia de los consumidores. El desarrollo técnico permite a los clientes hacer desaparecer la publicidad. La respuesta es la calidad.

·Audiovisual. Los posters se convierten en pantallas planas y la publicidad cada vez es más ruidosa.

·El cliente agradecido. Los consumidores aceptan perfiles y agradecen la selección. Por ello, la publicidad tenderá más a situarles.

·Polarización. Personas con mucho dinero y poco tiempo frente a personas con mucho tiempo y poco dinero.

·Grupos de estilo en lugar de públicos objetivos. Sólo existe una idea general: la juventud de larga duración. Es decir, no cuenta la edad real, sino la que se siente.