LO ÚLTIMO »

17:40 Digital Revolución en el comercio electrónico

17:30 Publicidad Pharrell Williams, de ascensorista a emperador en apenas 10 minutos por obra y gracia de Chanel

16:34 Agencias Ymedia nueva responsable de la cuenta de medios europea de Burger King

16:10 Social Media Marketing Twitter España se incorpora a AIMC como nuevo asociado

16:00 Anunciantes 10 curiosidades de la historia de Coca-Cola

15:52 Publicidad Los errores en las predicciones de futuro, una oportunidad para mejorar

25 abril 2013 · Social Media Marketing
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

5 ideas erróneas sobre los community managers

Las redes sociales se han convertido en una herramienta que las empresas ya no pueden ignorar por mucho que les pese. Sin embargo, aunque saben que tienen que tener presencia en las redes sociales, aún no acaban de ver con buenos ojos la gestión de estas como un trabajo remunerado. Todavía existe el añejo pensamiento de que un community manager o gestor de redes sociales es una persona poco cualificada que se pasa el día jugando y cotilleando en Facebook. Nada más lejos de la verdad.

Esta y otras concepciones erróneas están desvirtualizando el trabajo de esta importantísima figura, por lo que es esencial desmontar todos estos falsos estereotipos. Michelle Kraker nos resume en Ragan.com algunos más:

1. Es un trabajo que puede hacer cualquiera

Un community manager tiene la tarea de gestionar la imagen de una marca en el codiciado entorno digital, y para ello, no sólo tienen que tener un profundo conocimiento sobre las tendencias actuales en este marco, sino una serie de habilidades y técnicas que permitan comunicar el mensaje adecuado, a la audiencia adecuada dados cada uno de los canales.

Si no confiaría su publicidad a una agencia compuesta por mediocres o ineptos, ¿por qué sí dejaría su reputación online en manos de un community manager que no sabe nada de redes sociales?

2. Todo lo que hacen es “jugar” en las redes sociales

Esta es una de las falsedades más grandes. La gestión de los medios de comunicación social requiere de una enorme cantidad de estrategias que buscan obtener un ROI positivo. Además de desarrollar las estrategias de acción, un community manager también lleva a cabo el seguimiento y medición de resultados que permitirán a la empresa mejorar.

También tienen que estar perfectamente coordinados con el equipo de marketing ya que su labor conjunta es identificar potenciales consumidores y atraerlos.

3. Cuando acaba su jornada laboral se van a casa sin responsabilidades

Si las redes sociales no tienen horario y no descansan, ¿por qué iba a gozar de este privilegio un community manager? Twitter y Facebook nunca duermen, y los usuarios tampoco, siempre tienen preguntas que requieren de contestaciones inmediatas, ya que ofrecer el mejor servicio online de atención al cliente es también tarea de estos gestores sociales.

4. Es un trabajo sin presión

La presión de este trabajo no sólo se deriva de la necesidad construir la personalidad y el alcance de la marca en las redes, sino de la obligación de mantenerse al día de todos los temas sociales, tendencias, cambios y herramientas. Es un trabajo en constante aprendizaje y evolución.

5. Un error de un community manager no tiene importancia

Publicar el mensaje equivocado o emitir el tuit erróneo puede convertirse en un error garrafal que acabe en una carta de despido, porque cada acción de un community manager llega a miles de usuarios y no sólo al jefe del despacho de arriba.

Es el momento de erradicar todas estas falsedades sobre la figura del community manager y comenzar a valorar más a estos trabajadores que añaden valor a una marca desde las sombras.