LO ÚLTIMO »

11:20 Agencias MediaCom lidera la campaña de imagen de Ryanair, que da un paso cualitativo en su estrategia de marca

11:10 Anunciantes McDonald’s, ¿del “I’m lovin’ it” al “I’m hatin’ it”?: sus ventas se descalabran en casi todo el mundo

11:06 Gente José Luis Sainz sustituirá a Abril-Martorell como CEO de PRISA, tras su renuncia

11:00 Social Media Marketing LinkedIn compra la empresa Bizo por 175 millones de dólares

10:30 Anunciantes Los coches de BMW queman también las ruedas en la publicidad de los smartwatches

10:24 Agencias Omnicom frena su crecimiento tras frustrarse la fusión con Publicis

22 marzo 2013 · Tendencias
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

El fenómeno de la viralidad no es casualidad ni suerte, es ciencia

¿Hay una fórmula secreta detrás de éxitos como el Harlem Shake o el Gangnam Style? ¿Qué hace que un artículo alcance el Top 3 de los más compartidos en un medio como el New York Times?

Para el Profesor Jonah Berger “no es suerte, no es coincidencia, no son gatos. Hay una ciencia detrás de ello. Tenemos que entender la psicología y el proceso de transmisión social”, según aseguró en una entrevista para Business Insider. Por eso, ha decidido encontrar respuesta a estas y otras preguntas en su nuevo libro “Contagious: Why Things Catch On”.

Berger se ha inspirado en “The Tipping Point” de Malcolm Gladwell, que también habla de la difusión de las ideas, pero del que Berger dice que “está medio equivocado”. Y es que el concepto de llegar a unos pocos influencers es atractivo, pero para hacer que algo se haga viral tienes que centrarte más en el mensaje en sí mismo, y también en el producto en sí mismo, para aumentar las posibilidades de que se genere conversación y se compartan esos contenidos.

“El Harlem Shake es un gran ejemplo” de la viralidad, explicó Berger. “Docenas de compañías han creado sus propios vídeos. Pero si piensas en lo que ha pasado, piensa en la primera vez que viste un Harlem Shake. Había un aspecto sorprendente increíble, te preguntas qué va a pasar, y de repente empiezan a bailar ese baile loco, muy llamativo. Y la gente lo comparte con otros para llevarles hacia ese fenómeno”.

Cuando este fenómeno empieza a despegar, a hacerse popular, ya logra convertirse en algo común, y la gente ya no quiere verlo, quiere formar parte de ese movimiento y demostrar que sabe qué está ocurriendo en la cultura popular. “Se trata de demostrar que entiendes qué está pasando en la cultura, que estás en el momento actual y que puedes aportar algo con tu versión personal”, explicó.