LO ÚLTIMO »

18:00 Tendencias 35 golosos diseños de packaging más dulces que la miel

17:30 Publicidad Este entrañable spot japonés de crema de manos le hará llorar a mares

17:00 Social Media Marketing La economía sumergida de Instagram: los influencers intercambian fotos por champán y paseos en helicoptéros

16:42 Medios José Antonio Sánchez, nuevo presidente de RTVE tras la votación del Congreso

15:54 Anunciantes McDonald’s presenta su hamburguesa más gourmet de la mano de Top Chef

15:34 Gente 5 razones por las que Jeff Bezos (Amazon) es el CEO más eficaz del mundo

23 noviembre 2012 · Tendencias
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

En época de vacas flacas el consumidor tiene 6 caras diferentes

Llevamos ya varios años conviviendo con una crisis económica que no da síntomas de agotamiento. La recesión ha vaciado no sólo nuestros bolsillos sino también nuestra manera de enfrentarnos al consumo. Sin embargo, no todos estamos respondiendo igual a la aparentemente sempiterna crisis económica. Según un reciente estudio de TNS, el consumidor se enfrenta a las vacas flacas de seis maneras diferentes:

1. La resignación
Cuando la recesión comenzó a dar las primeras señales de alarma, este tipo de consumidores eran aparentemente los menos preocupados por la tormenta económica que se avecinaba, o al menos los más reacios a cambiar sus hábitos de consumo. Sin embargo, y a medida que la crisis ha ido echando raíces, ésta ha afectado de manera inevitablemente a su mundo. Aun así, y lejos de dejarse llevar por el pesimismo, estos consumidores se han resignado… a seguir viviendo y consumiendo. Una marca que ha sabido conectar, por ejemplo, con este tipo de consumidores es Coca-Cola, que en sus últimas campañas está apostando por la esperanza en tiempos difíciles.

2. La resistencia
En su día, los consumidores encuadrados bajo esta segunda tipología, se enfrentaron a la crisis económica con una mentalidad de “lucha”, negándose a dejarse llevar por los presagios de los más agoreros. Para conectar con este tipo de consumidores, las marcas deben mostrarse desafiantes y presumir de fuerza ante la adversidad. Es el caso, por ejemplo, de Diesel que con su aclamada campaña “Be Stupid” animaba al consumidor a asumir riesgos y a tomar las riendas de sus propias vidas.

3. El equilibrio
Para este tipo de consumidor, vérselas con la crisis es mostrar una actitud equilibrada, ser pragmático y sumar fuerzas para hacer frente a los desafíos. Las marcas que desean conquistar a este tipo de consumidor deben apoyar y reforzar las relaciones humanas. Es lo que hace, por ejemplo, Levi’s en la campaña “Everybody’s work is equally important” (El trabajo de todos es igualmente importante).

4. El liderazgo
Este tipo de consumidores responden a las crisis demostrando al mundo que la crisis ha pasado por ellos de puntillas y que su poder adquisitivo sigue siendo el mismo de siempre. Para evidenciar que han logrado esquivar el tsunami económico, no dudan en presumir de sus riquezas. Una marca que ha sabido conectar con este tipo de consumidores es Louis Vuitton, cuyas campañas siguen haciendo hincapié en la calidad y el prestigio de sus productos, a los que presenta como inversiones a largo plazo.

5. La defensa
Los consumidores englobados en este grupo fueron probablemente los más traumatizados por la incertidumbre de la situación económica y por eso necesitan grandes dosis de confianza y de tranquilidad. Es lo que hace, por ejemplo, la marca De Beerds, cuyas campañas hacen hincapié en el amor inalterable.

6. La planificación
Para mucha gente, la planificación y la preparación son sus grandes herramientas para hacer frente a la recesión. Ahora, más que nunca, saben que no deben perder el control de sus ingresos. Su reto es lograr que su dinero sea suficiente para llegar a fin de mes e invertirlo sabiamente. Para llegar a este tipo de consumidores, las marcas deben apostar por la sencillez, la honestidad y la sinceridad.