LO ÚLTIMO »

19:40 Anunciantes Carretilla llenará la despensa de sus consumidor, gratis, con una nueva promoción

18:45 Digital EAEB lanza su nueva plataforma online de “SocialHunting” para la difusión de ofertas laborales del sector de la Publicidad de última hora

18:45 Medios Wuaki.tv cierra el año cerca de los 2 millones de usuarios

18:30 Anunciantes Dunkin’ Cofee presenta su colección Especial Navidad

18:15 Eventos y Formación Mahou Sin concluye con la obra #VuelvoAMadrid, su iniciativa teatral por los bares de Madrid

18:00 Publicidad 25 anuncios navideños vintage que merecen que Papá Noel les traiga mucho carbón

31 mayo 2013 · Tendencias
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

En unos pocos años al marketing no lo reconocerá ni la madre que lo parió

El marketing camina pegado de la tecnología y la tecnología evoluciona a la velocidad del rayo. Por eso, el marketing es una disciplina en constante evolución y también cada vez más “futurista”. Así lo cree al menos Gerd Leonhard, CEO de TheFuturesAgency, que realiza en Harvard Business Review sus predicciones de lo que será el marketing en los próximos años:

1. En 2020 el marketing que interrumpe al consumidor será cosa del pasado. Para entonces, el marketing será personalizado y se adaptará a los deseos y preferencias personales del consumidor. Esto significará que la publicidad dejará de ser publicidad para convertirse básicamente en contenido. Para la metamorfosis de la publicidad en contenido serán esenciales los datos y, nosotros, como usuarios, pagaremos con nuestros datos para acceder a determinadas plataformas y servicios. Los consumidores construirán sus relaciones con las marcas en base a la confianza y si las marcas rompen esa confianza, los clientes darán rápidamente por terminada la relación. En 2020, el targeting sin la autorización del consumidor no tendrá sentido. Como consumidores, tendremos el poder de elegir lo que queremos oír.

2. La idea de tener un departamento separado de marketing desaparecerá. En el futuro “las razones para comprar” serán motivadas socialmente. Si un producto es de calidad y todo el mundo lo adora, se venderá. Si los productos y servicios de una marca no se corresponden con los valores del cliente, éste no tendrá ningún problema en darles la espalda.

3. Los servicios de geolocalización serán muy útiles y valiosos, pero no hasta que surja alguna autoridad o entidad que garantice al consumidor la seguridad a la hora de compartir con las marcas sus datos de geolocalización. Si no se siente seguro, el cliente no compartirá tales datos con los marcas y éstas deben ser conscientes cuanto antes de ello.

4. Las marcas intentarán predecir los sentimientos de la audiencia hacia su marca, ajustar tales sentimientos en tiempo real y entablar conversaciones con el público también en tiempo real. En el futuro las marcas estarás muy ocupadas realizando una gran tarea: asegurarse de que el cliente se siente querido y seguro. Si descuidan tan sólo un segundo esta tarea, la audiencia terminará marchándose para arrojarse a los brazos de otra marca más “cariñosa”.

6. Las marcas tendrán el poder de recopilar todos los datos que deseen, pero los datos por sí mismos no serán suficientes. Seguirá siendo necesario conectar con el cliente a nivel emocional. Las empresas deberán ser conscientes de que, si sus productos y servicios no están humanizados, no se venderán. El acto de comprar no es ni mucho menos un proceso intelectual en el que nos digamos a nosotros mismos “esto podría ser útil”. Las compras están guiadas por las emociones y son esas emociones las que no llevan a decir ante determinados productos y servicios: “Lo quiero”.