Anunciantes El coche autónomo de Google sufre el primer accidente en el que asume parcialmente la culpa

google carGoogle lleva ya seis años inmerso en su proyecto de coches autónomos sin conductor, pero parece que al gigante aún le queda mucho por perfeccionar para que sus automóviles puedan viajar sin que supongan un problema de seguridad para nadie.

Prueba de ello es el accidente que uno de sus coches, el Lexus RX450h, sufrió el pasado 14 de febrero en la ciudad californiana en la que está su sede, Mountain View, al colisionar con un autobús.

Aunque en estos años Google ha registrado 17 accidentes menores con sus coches sin conductor, en realidad se trata de una cifra mínima en comparación con las más de dos millones de millas de conducción registrada que acumulan sus vehículos (sumando control autónoma y manual). Sin embargo, sí que es la primera vez que Google admite tener parte de culpa ya que hasta ahora siempre ha presumido de no ser causante de estos incidentes menores.

La compañía ha declarado en un comunicado que “asume parcialmente la responsabilidad” pero defiende que el vehículo se movía a 3 kilómetros por hora frente al autocar, que lo hacía a 24 kilómetros por hora. No obstante, reconoce que el accidente no se habría producido si su automóvil no hubiera tomado una decisión anterior que le llevó a esquivar varios sacos de arena en la carretera justo antes de volver al carril ocupado por el autobús, pero insiste en que el autobús debería haber reducido su velocidad al ver que el coche de Google se vio obligado a esquivar dichos obstáculos.

Desde el Departamento de Vehículos Motorizados de California han confirmado que se pondrán en contacto con la compañía de Mountain View para recopilar más información sobre el siniestro, pero han señalado que no podrán resolver de quién fue la culpa. En el parte no figuran heridos, tan solo los daños del autobús: el guardabarros delantero izquierdo y un sensor del lado del conductor.

Te recomendamos
En otras webs

Retail Marketing Forum

Flooxer

reportaje a fondo aftershare

Enamorando al Consumidor

Compartir