Digital La economía compartida no es solo una simple moda: está transformando la economía global

DOCU_GRUPOUber o Airbnb son algunas de las empresas disruptivas que, desde su aparición hace algunos años, han provocado un terremoto en el mundo de los negocios, poniendo en jaque el modus operandi de sus respectivas industrias tradicionales.

A raíz del nacimiento de estas y otras compañías que también han llegado dispuestas a tambalear los cimientos de los mercados se empezó a hablar de la denominada economía compartida o colaborativa.

Desde entonces este sistema ha copado numerosos titulares en los medios de todo el mundo -especialmente en los especializados como MarketingDirecto.com-, pero en realidad las compañías que se enmarcan dentro de la economía compartida son mucho más que una simple moda pasajera, ya que están cambiando para siempre la economía global, aunque con mayor penetración en países como Estados Unidos.

Así lo pone de manifiesto un nuevo informe elaborado conjuntamente por la empresa de comunicaciones estratégicas y relaciones públicas Burson-Marsteller, The Future of Work Initiative del Aspen Institute y la revista Time. El estudio, basada en más de 3.000 encuestas online a adultos estadounidenses, fue llevado a cabo por la firma de investigación Penn Schoen Berland el pasado noviembre.

Los datos revelan que en torno a unos 45 millones de estadounidenses ha trabajado en alguna de las compañías de la economía compartida, mientras que la cifra de ciudadanos que han disfrutado de los servicios de este tipo de empresa supera los 86 millones, lo que equivale a dos de cada cinco adultos del país.

La economía compartida, también llamada ‘on-demand’, incluye a empresas que utilizan la tecnología para identificar productos o servicios que son utilizados por debajo de lo que permite su capacidad y los pone en contacto con personas que están en busca de esos servicios.

Uber y Airbnb son conocidas en gran parte del mundo, pero hay un sinnúmero de otras empresas de economía compartida mucho más pequeñas. Por ejemplo, Postmates es un servicio de entrega bajo demanda, TaskRabbit es un mercado online para minijobs, y car2go, empresa para compartir vehículos recién aterrizada en España.

"Con casi un cuarto de los estadounidenses que ya están trabajando en la economía 'on-demand', y más de un tercio que compra sus servicios, es evidente que el sector está jugando un papel importante en el crecimiento y dirección de Estados Unidos", afirma Donald A. Baer, CEO de Burson-Marsteller, en un comunicado que acompaña a la publicación del informe.

A pesar de que la economía compartida está en auge, esta industria todavía debe hacer frente a algunos problemas. Por ejemplo, el 72% de los encuestados que trabaja en el sector cree que deberían recibir más beneficios de sus empleadores.

Precisamente los beneficios de los empleados han sido un tema candente para Uber en los últimos tiempos (y no antes). Una demanda contra Uber afirma que los conductores para el gigante de la tecnología no son trabajadores con contrato, sino empleados. Los trabajadores con contrato no tienen derecho a beneficios, mientras que los empleados sí. Si Uber tuviese que empezar a proporcionar beneficios a todos los conductores de su plataforma, sería cambio de juego que podría reducir el crecimiento explosivo de la empresa.

Te recomendamos
En otras webs

Retail Marketing Forum

Flooxer

reportaje a fondo aftershare

Enamorando al Consumidor

Compartir