Digital ¿En qué se parecen el sexo y el Big Data? En que todos creen que todo el mundo lo hace

big data sexo cerebro datosAyer se dio el pistoletazo de salida de Adfest 2016, festival publicitario centrado en el mercado asiático. Una de las primeras mesas redondas de la jornada ha estado dedicada a los cambios que está afrontando China en el terreno de la comunicación a medida que el país se acerca a algunas de las últimas tendencias digitales, y entre ellas, al fenómeno del Big Data.

Lo curioso es que ha sido un panel puramente femenino, lo que supone todo un rara avis en la industria. Mengfei Zhou, editora de la revista creativa Longyin Review, presidió el encuentro en el que estuvo acompañada por Jennifer Hu, directora ejecutiva creativa de Ogilvy & Mather; Esther Wong, de TBWA Hong Kong y Maureen Sherrard, productora creativa de Goodstein Shanghai.

Prueba de que algo está cambiando en China, un país conocido por su cuestionada libertad de expresión, ha sido la declaración de Hu, que no tuvo pelos en la lengua al comparar el Big Data con el sexo adolescente. “El Big Data es como el sexo adolescente. Todo el mundo cree que todo el mundo lo hace, e incluso aunque así sea, en realidad no se sabe”.

Y aunque a priori la frase parece demasiado osada, en realidad, a la vista de los temas que se trataron en la mesa, a la ejecutiva no le falta razón, porque en China, por ejemplo, el Big Data ya se ha instalado.

Prueba de ello es que grandes plataformas -como Tencent, que posee la aplicación de mensajería líder del país, WeChat- están forjando relaciones con los principales grupos de publicidad, como Dentsu Aegis, GroupM y Omnicom para prosperar en el ámbito del Big Data. Otro ejemplo es el proyecto de Baidu y Unesco, que se han asociado para restaurar los sitios culturales de Nepal destruidos por el terremoto es un ejemplo de trabajo realizado gracias a los datos: pidieron a los usuarios que enviaran sus propias fotografías de los sitios y utilizaron técnicas de aprendizaje profundo para hacer imágenes en 3D de los sitios, y así poderlos restaurar digitalmente.

"Para los creadores el Big Data es algo muy bueno, podemos aprender de la historia y esto puede que no hubiera podido ocurrir si el Big Data no existiera. Los datos pueden entrar en la vida de la gente y ayudar a crear experiencias", señaló Hu.

Wong cree que el Big Data, aunque supone todo un desafío para anunciantes y agencias, es señal de que todo está cambiando rápidamente, y por ende, de que todos los actores de la industria deben hacerlo también. Además, el Big Data es la mejor arma para  "crear una conversación con el público objetivo".

Wong también mencionó la magia que puede surgir cuando se unen los los datos y la tecnología como un medio para ganar los corazones: "Es bueno porque es tecnología combinada con engagement emocional, no tecnología en aras de la tecnología. Usted todavía puede estar muy avanzado en alta tecnología, pero todavía tiene que llevar emoción a la gente”.

A pesar de todo lo bueno que trae el Big Data, en la mesa tampoco se olvidaron de citar los aspectos negativos de utilizar los datos en la publicidad. Pero Sherrard cree que, en última instancia, lo importante es que el Big Data sirve para crear un mejor marketing. "Podría ser negativo como consumidor porque el Big Data suena horrible. la gente piensa, ¿están mirándome todo el tiempo? Suena intrusivo. Podría ser algo negativo, pero es interesante saber cómo esto puede crear anuncios segmentados y significativos que sean efectivos y tengan tanto una historia como una relación con los consumidores", declaró.

Te recomendamos
En otras webs

Retail Marketing Forum

Flooxer

reportaje a fondo aftershare

Enamorando al Consumidor

Compartir