Digital ¿Y si unas gafas inteligentes nos dejaran en pelota picada (por dentro y por fuera)?

gafasMucho se ha escrito sobre las gafas inteligentes, de las cuales las extintas Google Glass fueron en su día el epítome del que se perfilaba como un invento tan genial como perverso.

Aunque las Google Glass están hoy por hoy más muertas que vivas, es muy probable que su "fantasma" vuelva a dejarse a ver por la escena "techie" y a pegarnos algún que otro susto (sobre todo en lo que a la privacidad se refiere).

Así lo cree al menos el periodista alemán Marius Sixtus, que acaba de estrenar en la cadena pública alemana ZDF un falso documental (“mockumentary”), Operation Naked, que pone precisamente en la picota a unas pérfidas “primas hermanas” de las Google Glass.

Las protagonistas de Operation Naked son unas gafas inteligentes de nueva hornada capaces de identificar por reconocimiento facial a todas aquellas personas con las que se topa y a preparar en apenas unos segundos completísimos dosieres sobre ellas (con la connivencia de internet y sus múltiples superpoderes).

1

Quien lleva estas “mágicas” (y sabihondas) gafas está en conocimiento de los secretos más increíbles (y vergonzosos) de los desconocidos con los que tiene a bien a cruzarse. Sabe no sólo su nombre, su dirección y su edad, sino también el estado de su cuenta bancaria, cuánto tiempo han estado en tratamiento por depresión y cuántas parejas sexuales han tenido a lo largo de su vida (también esa joven de aspecto inocente que pasea con expresión cándida en el rostro a su bebé).

¿Es el escenario que plantea Sixtus en Operation Naked susceptible de ser temido o más bien de ser aplaudido? Al fin y al cabo, en un mundo sin secretos nadie escarbaría en ellos con el último objetivo de sacar rédito de ellos.

“En un mundo en que la perfección no puede fingirse, los defectos (esos que tanto nos gusta guardar bajo llave) pasan a un segundo plano”, asegura Michelle Spark, la cabeza pensante de las gafas de datos que copan todas las miradas en el “mockumentary” de Marius Sixtus.

Pero en su falso documental Sixtus no sólo da muchísimos (y dolorosos palos) a ese futuro huérfano de privacidad que parece aguardarnos a la vuelta de la esquina sino también a los medios de comunicación (y a su mal disimulado sensacionalismo).

2

Las gafas inteligentes de Spark se ponen a prueba en un programa matinal y dejan (casi literalmente) con el culo al aire a un profesor que en su día libre visita un club de homosexuales. Por culpa este invento tan indiscreto el maestro se queda sin trabajo, sus vicisitudes vitales se convierten en la comidilla de centenares de debates televisivos y al final, decidido sacar partido a su fama (por sorpresa), decide probar suerte como “youtuber”, lo cual es objeto de polémicas aún más calenturientas en la pequeña pantalla.

Entretanto, y a la vista del revuelo causado por las gafas inteligentes de Spark, los políticos se ven obligados a entrar en escena, primero para alabarlas, después para prohibirlas y acto seguido para volver a permitir su uso otra vez. Quienes quieran librarse de las miradas indiscretas de estas gafas tan cotillas deberán llevar una banda sobre la frente con un código QR. ¿Absurdo? Mucho. ¿Potencialmente real? Probablemente también mucho.

¿Es este el futuro que nos aguarda en un mundo gobernado por las gafas inteligentes? Esperemos que no, pero lo cierto es que las escenas retratadas por Sixtus en su falso documental son tan delirantes como visionarias (quizás demasiado).

Te recomendamos
En otras webs

Retail Marketing Forum

Low Post

reportaje a fondo

Maleta maxus

Compartir