LO ÚLTIMO »

17:00 Publicidad 40 anuncios enmascarados de creatividad para celebrar los 75 años de Batman

16:00 Tendencias Ya no están pasadas de moda: a los millennials también les gustan las marcas blancas

15:30 Agencias Bubble Porn: un viral de autopromoción que arrasa en YouTube

15:15 Digital IAB Spain denuncia “deficiencias” en la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual

15:00 Marketing Los sindicatos convocan una nueva jornada de paro el 24 de julio por el ERE de Atento

14:30 Publicidad La licuadora que mató a Nemo, el nuevo anuncio de Greenpeace

28 marzo 2012 · Mobile
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

Códigos QR: ¿herramienta de marketing o pérdida de tiempo?

Llevamos hablando de códigos QR y su aplicación al marketing y la publicidad ya un tiempo. Sí, sobre esos cuadraditos blancos y negros, para aquellos que aún no sepan de qué va todo este tema. “Conceptualmente es muy ordenado”, comenta Alexis Madrigal en The Atlantic. “La gente que lee papel pero está conectada a internet mediante sus teléfonos puede combinar las dos experiencias en una sola”. Y es que cada vez vemos más códigos QR por todas partes pero, ¿los usamos realmente?

Parece ser que no: Facebook nos daba la noticia ayer mismo de que había colocado uno gigante sobre el techo de sus oficinas en Menlo Park, California. Grandeza pero, ¿para qué? Porque parece que el código no vale para nada, al menos no creemos que nadie vaya a subirse a un helicóptero y lo pueda escanear con su smartphone.

Según comScore, 14 millones de personas, el 6,2% de los usuarios de móviles, escaneó un código QR en junio. Forrester research reveló un número algo más bajo de americanos que lo hicieron (un 5% usa códigos QR). Y se trata de una situación que es poco probable que cambie. “Hay una gran confusión sobre cómo se supone que funcionan estas cosas”, apinta Alexis, “a pesar de los años que los marketeros llevan hablándonos de ellos, incluso aquellos friendly-users de la tecnología, como los estudiantes de instituto”.

Una razón de este desconocimiento podría ser la falta de incentivos para comprender cómo funcionan. Y es que se gasta mucho tiempo en abrir la aplicación que escanea el código QR, se espera a que enfoque bien y escanee el contenido que queremos. En todo este timpo habría sido más rápido teclear una palabra en el buscador y encontrar una base de información sin el estrecho enfoque de una campaña de marketing.

Por este motivo Madrigal considera a los códigos QR como una tecnología intermedia. “Creo que los anuncios de las revistas impresas funcionan y pienso que las campañas digitales también lo hacen”. Pero añade que “cuando miro a un código QR no veo el futuro”. No hay daños si usamos un código de este tipo, pero “puede que no sea todo lo útil que pensábamos para nuestra campaña de marketing“.