LO ÚLTIMO »

19:00 Marketing La evolución del marketing en tiempo real al marketing en el “tiempo correcto”

18:30 Digital Unidad Editorial responde con evasivas ante la tasa Google

18:00 Anunciantes Descubra las 10 marcas que ofertan los servicios más sencillos para los consumidores

17:30 Social Media Marketing Ya han llegado los vídeos publicitarios a Instagram

16:53 Marketing 10 claves que demuestran que el marketing es el mejor aliado de su marca #ieMarketingDay

16:30 Digital El Gobierno pone en una difícil situación a las startups

7 febrero 2013 · Mobile
Imprime este post Envia esta noticia a un amigo

Un 38% de los usuarios de smartphone paga por descargarse aplicaciones

La asociación alemana de medios, telecomunicaciones y economía de la información Bitkom ha realizado un estudio acerca del comportamiento de los usuarios de smartphone en el ámbito de las apps. Para ello han encuestado a más de mil usuarios de smartphone a partir de 14 años.

Un 38% de los usuarios de smartphone paga por descargarse aplicaciones, un 45% sólo se abastece de apps gratuitas y un 17% no instala aplicaciones en su dispositivo móvil. Más de 21 millones de alemanes se descargan aplicaciones habitualmente. “Las apps son una de las razones del enorme éxito de los smartphones, muchos de estos pequeños programas hacen el día a día más fácil tanto en la oficina como en el tiempo libre”, señala Tobias Arns, de Bitkom.

Hoy en día existen mundialmente más de 1,8 millones de apps, la mayoría gratuitas y el resto con un precio reducido, pero tan sólo un 5% descarga habitualmente programas de pago, gastando anualmente unos 21 euros. El precio máximo que están dispuestos a pagar por una aplicación es de 7,64 euros.

Y es que muchas de las aplicaciones de pago sustituyen por un par de euros a caros aparatos como por ejemplo los interfonos para bebés instalables en el teléfono móvil. Los usuarios están dispuestos a gastar más dinero para este tipo de programas que para apps de juegos, donde gastan un máximo de 2,31 euros y 14 euros anuales.

Está claro que el negocio de las aplicaciones puede ser muy lucrativo para los ofertantes si saben desarrollar una app útil y a un precio razonable.