Marketing de Contenidos Sponsored by Outbrain Los "haters" no son malos, son los "Pepitos Grillos" del marketing de contenidos

contenidosA muchos les tiemblan las rodillas sólo de pensar en ellos, los temidos "haters", pero estos personajes, que se pasean con garbo (y bastante mala leche) en el universo del marketing de contenidos, son en realidad una bendición para esta disciplina.

Lejos de lo que muchos creen, los "haters" no son ningún problema. Lo que es de verdad un problema (y de los gordos) es ignorarlos.

Los "haters" son en realidad los clientes más importantes que una empresa puede tener a su vera porque, cuando se quejan, le dicen (gratis) lo que tiene que mejorar para evitar eventuales quejas.

Si su contenido es despedazado con crueldad por los “haters”, no se lo tome a mal. En realidad, esos “haters” que tanto miedo le provocan le están haciendo un favor. Copyblogger disecciona continuación los motivos por los que los “haters” no son ni mucho menos los malos de la película en el content marketing:

1. La negatividad es una gran maestra
Escuchando las “barrabasadas” que tienen a bien decirnos los “haters” podemos extraer muchísimos “insights” beneficiosos para nuestras estrategias de marketing de contenidos. Algo tan simple (aunque doloroso) como escuchar las críticas de los “haters” puede traducirse en contenido de calidad que hará después las delicias de nuestros clientes.

2. Prestar atención a los patrones de desacuerdo merece (muchísimo) la pena
Los “haters” no son necesariamente entes aislados que escupen su veneno sin ton ni son. Es cierto que a veces se quejan simplemente por quejarse (y por clavar el aguijón de manera malintencionada a las marcas y a sus contenidos). Pero en otras ocasiones sus quejas obedecen a un patrón, un patrón que las marcas deben ser capaces de reconocer para solventar cuanto antes el problema que ha dado lugar a ese patrón de desacuerdo.

3. Las críticas son un catalizador de la excelencia
Cuando una empresa es capaz de categorizar y analizar adecuadamente el “feedback” negativo de sus clientes, termina con un auténtico tesoro “marketero” en sus manos. Escuchar las quejas del cliente es lo más saludable cuando la inspiración nos ha abandonado y no sabemos con qué contenidos agasajar a la audiencia. Una queja conveniente procesada (por las marcas) puede convertirse en un contenido de calidad excepcional.

Te recomendamos
En otras webs

Retail Marketing Forum

Flooxer

reportaje a fondo aftershare

Enamorando al Consumidor

Compartir