Marketing 6 lecciones "marketeras" de la diva más camaleónica: Lady Gaga

ladygaga¿Qué tienen en común la fama y el marketing? Todo en realidad. Y pocas personas dominan tan bien el arte de la fama como Lady Gaga, que esconde detrás sus estrafalarios "looks", sus discos "superventas" y sus mil y un personajes muchísimas y valiosísimas lecciones para los "marketeros".

La monumental fama de Lady Gaga la ha convertido en un toda una leyenda, y no sólo de la música sino también de la cultura pop.

Pero, ¿cómo se las ingenió esta estudiante de Ingeniería de Nueva York para convertirse en una de las celebridades más ilustres del planeta Tierra?

De Lady Gaga, que ha conseguido acaparar todas las miradas en la superpoblada industria musical, los “marketeros” pueden aprender muchas lecciones. Estas que repasa a continuación HubSpot son quizás los más importantes:

1. El “timing” lo es todo
Basta observar con atención cualquier videoclip o actuación de Lady Gaga para constatar que la cantante neoyorkina domina como nadie el arte del “timing”. Hace pausas y pisa el acelerador siempre en el momento correcto. Esa maña que se da Lady Gaga con el “timing” es la misma que deberían demostrar los “marketeros” con sus campañas, que deben esforzarse por lanzar siempre en el momento adecuado.

2. La humildad es clave
Es habitual ver a Lady Gaga dando las gracias a sus fans. La artista estadounidense tiene los pies en el suelo y sabe perfectamente que sin sus enfervorecidos fans no sería nadie. Por eso precisamente es humilde y se toma la molestia de dar las gracias. De igual modo que Lady Gaga se desvive por sus fans, los “marketeros” deberían también mimar a sus clientes y demostrarles que su opinión cuenta a la hora de dar forma a sus productos y servicios.

3. Los detalles importan (y mucho)
Lady Gaga no hace nunca “playback” en sus conciertos y se deja la piel en el gimnasio para perfeccionar sus espectaculares números de baile. En otras palabras, la cantante norteamericana vive por y para los detalles de su marca personal. Una lección que también deberían hacer suya los “marketeros”. Si los “marketeros” dejan de prestar atención a los detalles, los resultados a largo plazo se perderán inevitablemente en el camino.

4. No regale la “magia”
¿Cuánto se sabe en realidad de Lady Gaga? ¿Se deja ver alguna vez en tejanos y camiseta? La diva neoyorkina esconde deliberadamente sus actividades “normales”, aquellas que comparte con el común de los mortales. Por esta razón todas y cada una de sus apariciones en público son “performances”. No en vano, es una maestra de la fama. ¿La moraleja para los “marketeros”? Que a los consumidores en realidad lo único que le interesa es la "magia". En su mayor parte, pecan de egoístas y no les importan la investigación y desarrollo que pueda haber detrás del producto de una marca. Para ellos lo único que cuenta es que ese producto es “mágico” y obra el milagro de solucionarle un problema. Así de simple.

5. El marketing es un estilo de vida
Lady Gaga ha hecho de la fama y el marketing un estilo de vida. Todos sus discos, todas sus canciones llevan el marketing en su ADN. Pero la cantante estadounidense no sólo se preocupa de hacer marketing antes de un lanzamiento discográfico. El marketing forma en realidad parte de su día a día. ¿La lección para los “marketeros”? Que el marketing debe formar parte efectivamente de su día a día, pero también del día a día de sus colegas de otros departamentos.

6. Quien destaca gana
Cada vez que se deja ver por alguna alfombra roja, Lady Gaga se convierte en la comidilla por sus extravagantes “outfits”. La cantante, siempre abonada a la polémica, sabe destacarse entre la multitud y su excentricidad es premiada siempre con abundante cobertura por parte de los medios. Los “marketeros” deben tener claro, por su parte, que la controversia poco o nada tiene que ver con asumir riesgos. Tiene que ver en realidad con hacer algo totalmente inesperado, algo que ningún otro se atreve a hacer.

Te recomendamos
En otras webs

Retail Marketing Forum

Flooxer

reportaje a fondo aftershare

Enamorando al Consumidor

Compartir