Marketing Así son las compras que realizamos por impulso

compras por impulso.pngSon frutos del deseo pasajero y llegan sin razón aparente. Todos sabemos de lo que estamos hablando: los caprichos. Esos productos que no queremos, ni teníamos pensado comprar, pero por alguna causa desconocida acaban en nuestro carrito de la compra.

Sin embargo, la adquisición de estos artículos quizás tenga más estrategia de la que nos imaginamos. ¿Cómo? Según un estudio de Nielsen publicado por El Mundo, este tipo de productos están continuamente colocados en lugares estratégicos (siempre visibles como por ejemplo las cajas de salida) que unidos a su bajo precio, consiguen que siempre caigamos en el cebo.

Por lo tanto, la compra por impulso es aquella que realizamos seducidos por productos innecesarios pero con mucho gancho. En esta definición incluimos a los caramelos, los frutos secos, los chicles, los snacks o (aunque parezca mentira) las pilas.

Durante el periodo de crisis la sociedad fue más sensible y cuidadosa con los precios, por lo que este tipo de compra se vio disminuida. Sin embargo, con la mejora de la economía en nuestro país las ventas han crecido un 1,4%  en 2015, hasta alcanzar los 838 millones de euros, y cada vez son más los sitios en los que las realizamos.

Según este estudio elaborado por la consultora Nielsen, el 54% de las ventas por impulso se producen en los supermercados y cada vez son más frecuentes en las gasolineras. Por el contrario, la compra de caprichos en quioscos son más inusuales ya que cada vez se compran menos periódicos.

Por otra parte, los productos que más consumimos son, a partes iguales, los aperitivos (donde las patatas fritas son el producto estrella y acaparan el 55% de las compras), los frutos secos, las golosinas y los snacks de chocolate.

Tras los snacks, los productos que más "nos llaman" son las golosinas, las cuales han facturado 686 millones de euros, y según un experto de la consultora "han pasado de ser una categoría de impulso con presencia reducida a tener su propio espacio en los supermercados y puntos de ventas. Se ha incrementado el número de referencias y su visibilidad".

Un dato curioso que extraemos de este estudio es que el capricho que más incrementó sus ventas durante el año pasado son los frutos secos, los cuales crecieron un 3% en volumen y un 7,2% en valor, hasta los 663 millones de euros.

De todo esto, podemos extraer que España es un gran atrayente para este tipo de compras por la gran vida que tienen sus calles y la gran cantidad de establecimientos que lo favorecen, sin embargo el gran reto al que se enfrentan estos productos es el nuevo mercado: la venta online.

nielsen compras por impulso

Te recomendamos
En otras webs

Retail Marketing Forum

Low Post

reportaje a fondo

Maleta maxus

Compartir