Marketing Por qué hacer marketing a golpe de "monerías" le hará millonario (en "likes")

moneriasLas celebridades (las que caminan a dos patas) no sólo son carísimas (en términos  "marketeros") sino también poco fiables (hacen muchas locuras y sus locuras a veces contagian negativamente a la marcas que tienen a bien tenerlas en nómina).

Bastante más económicas y también más fiables son, en cambio, las celebridades que pertenecen al mundo animal. En Instagram, la red social por excelencia de las "celebrities", hay muchas mascotas tan famosísimas como monísimas y no son pocas las marcas que han caído en sus zarpas

Boo, que se jacta de ser el perro más “mono” del mundo, ha trabajado, por ejemplo, con importantes marcas como Virgin. Hamilton, el gato hípster, y la perrita Marnie triunfan también en Instagram y, como Boo, son cortejados por muchísimas marcas.

Pero, ¿por qué deberían las marcas sucumbir a la “monería” de las celebridades de cuatro patas? Básicamente porque el marketing que conecta con las pasiones y las emociones de la gente es tremendamente eficaz y ¿hay algo más emocional (y pasional) que un anuncio protagonizado, por ejemplo, por un lindo minino?

A los consumidores los animales les despiertan sus instintos más tiernos y con el corazón reblandecido es mucho más fácil aflojar la cartera. Cada vez más marcas son conscientes de esta realidad y por eso no ponen peros a la hora de abrir la cartera para contratar al perrito o al gatito de moda en Instagram, donde encuentran la fama la mayor parte de los miembros del reino animal.

No obstante, si su presupuesto es ajustado y no puede permitirse el lujo de caminar de la mano de celebridades del mundo animal, siempre puede apostar por mascotas anónimas para sazonar con un poco de “monería” sus acciones “marketeras”.

Si todavía le quedan dudas de las bondades de la pareja formada por marketing y mascotas, no le quite ojo a esta infografía de Marketo:

info

Te recomendamos
En otras webs

Retail Marketing Forum

Flooxer

reportaje a fondo aftershare

Enamorando al Consumidor

Compartir