Publicidad ¿Pánico en el ascensor por culpa del monstruo del mal aliento? No se pierda esta campaña

malalientoImagínese esta situación. Está en un ascensor estrechísimo (o en su defecto en un vagón de metro lleno hasta la bandera o en una discoteca repleta gente sudorosa y casi desnuda) y justo a su lado, la persona con el aliento más nauseabundo más del mundo tortura a su pituitaria.

Huir es casi imposible, pero ¿y si esa persona que le está haciendo arrugar la nariz tuviera el mejor aliento del mundo y estuviera tan orgullosa de él que se lo restregara (casi literalmente) en las narices?

Esta situación tan "kafkiana" es precisamente la que la marca de chicles Dentyne propone en una campaña absurda (pero también divertida) hasta el tuétano.

Gracias a los chicles de Dentyne, perteneciente al gigante alimentario Mondelez, los protagonistas de la campaña tienen tan buen aliento que presumen descaradamente de él junto a sus compañeros de ascensor.

La cómica campaña de Dentyne, integrada por 4 clips, lleva la firma de la agencia McCann Nueva York, la productora Biscuit y el director Jeff Low, que hace poco nos enamoraba con una divertidísima estampida de perros disfrazados de “hot dogs” en un spot para Heinz.

Te recomendamos
En otras webs

Retail Marketing Forum

Flooxer

reportaje a fondo aftershare

Enamorando al Consumidor

Compartir