Tendencias 12 trucos para ser un "jedi" de la productividad (que probablemente no esperaba)

productividadEn torno a la productividad hay muchísimos malentendidos. Hay quienes creen, por ejemplo, a pies juntillas que ser productivo es sinónimo de echar horas y horas en el trabajo y socializar lo menos posible.

Nada más lejos, sin embargo, de la realidad. Ser productivo no significa ni mucho menos dejar que se nos quemen las pestañas frente a la pantalla del ordenador. Para exprimir al máximo la productividad, hay a veces que "perder el tiempo" y cometer el inconfesable pecado de echarse una siesta, ver vídeos de "gatitos" o meterse entre pecho y espalda un pantagruélico desayuno.

A continuación, y de la mano de HubSpot, repasamos 11 trucos que probablemente no esperaba que pudieran abrir sus "chakras" productivos:

1. Trabaje menos
Cuanto más trabaje, más cansancio físico y mental acumulará. Y no sólo eso, llegará un punto en que estará tan cansado que su productividad, por muchas horas que permanezca en su puesto de trabajo, será “cero”.

2. Tómese su tiempo y desayune bien
Quizás no lo sepa, pero cuando nos levantamos, todos lo hacemos con los niveles de glucosa en la sangre por los suelos. Son esos bajos niveles de glucosa en la sangre los que nos hacen sentirnos lentos, apáticos e irritables. ¿La solución para sentirnos más vigorosos? Tomar un desayuno abundante en fibra, proteínas, vitaminas y proteínas.

3. Duerma más
El insomnio es un sanguinario “asesino” de la creatividad. Y no se engañe pensando que con dormir 5 ó 6 horas basta. En realidad, a sólo entre el 1% y el 3% de la población le basta con dormir 5 ó 6 horas al día sin que su productividad se resienta. La mayor parte de los adultos necesita entre 7 y 8 horas de sueño al día para rendir (en términos productivos) al día siguiente.

4. Deje de intentar ser un perfeccionista
El perfeccionismo, aunque puede ayudarnos en diferentes contextos, puede convertirse en un importante obstáculo en el viaje hacia la productividad. A veces, y si queremos ser de verdad productivos, debemos dejar de aspirar a lo “mejor” y conformarnos con lo “suficientemente bueno”.

5. Tómese (suficiente) tiempo para almorzar
Olvídese de comer frente a la pantalla del ordenador. Quedarse pegado como una lapa durante todo el día al ordenador (también durante la hora del almuerzo) es nocivo no sólo para la productividad sino también para la creatividad y para nuestro propio cuerpo.

6. Eche una cabezadita a mediodía
Un estudio llevado a cabo por la NASA concluye que una siesta de 26 minutos puede incrementar la productividad en un 35% y los niveles de alerta en un 54%.

7. Pierda el tiemplo contemplando fotos de “gatitos”
Según un informe de la Universidad de Hiroshima (Japón), algo tan simple (y aparentemente tonto) como ver fotos de “gatitos” (y animales “monos” en general) mejora hasta en un 44% nuestros niveles de concentración.

8. Limpie su escritorio
Tener nuestra mesa de trabajo “hecha unos zorros” tiene un impacto negativo en nuestros niveles de productividad. ¿Por qué? Porque vernos rodeados de papeles, migas de pan y pilas y pilas de libros nos genera estrés.

9. Escuche música en el trabajo
Escuchar música en el trabajo nos hace más felices, incrementa los niveles de dopamina en nuestro cerebro y eso se traduce en mayor productitividad.

10. Vaya a una cafetería
El ruido ambiental de una cafetería, que suele estar en torno a los 70 decibelios, obra auténticos milagros en términos de creatividad y productividad. Si los decibelios rebasan, en cambio, la frontera de los 80 decibelios, nuestra creatividad y productividad se resienten.

11. Haga ejercicio durante su jornada laboral
Sacar tiempo para hacer ejercicio durante nuestra jornada laboral tiene un efecto balsámico sobre nuestra productividad. “Mens sana in corpore sano”.

12. Haga buen uso de sus vacaciones
Si permanece meses y meses sin tomarse unas pequeñas vacaciones, es muy probable que sea víctima del síndrome de “burnout”.

Te recomendamos
En otras webs

Retail Marketing Forum

Flooxer

reportaje a fondo aftershare

Enamorando al Consumidor

Compartir