Checklists

10 razones por las que 2013 será el año en el que deje su trabajo

10 razones por las que 2013 será el año en el que deje su trabajo¿Qué le llevaría a dejar su trabajo actual y perseguir un sueño? El escritor James Altucher nos ofrece 10 razones que podrían decantar la balanza hacia la decisión de dejarlo todo y empezar de nuevo:

1. La clase media ha muerto. Parece que esa clase que representa la máxima expresión del equilibrio, a medio camino entre las clases altas y los que luchan por no sobrepasar el nivel de pobreza, ya no existen. La situación actual marca una dinámica en la que se endurecen las desigualdades entre sectores. La clase media se ha disuelto y la mayoría ha ido a parar un peldaño más abajo.

2. Usted ha sido reemplazado. La tecnología y una industria creciente de personal temporal han reemplazado a la clase media, la clase obrera. La mayoría de los puestos de trabajo que existían hace 20 años ya no son necesarios y los despidos no se han hecho esperar.

3. No le gusta a las grandes empresas. Éstas no quieren trabajadores individuales que luchen por sus expectativas, quieren trabajadores que no piensen demasiado en su futuro y se concentren en su trabajo al mismo nivel que lo hacen las máquinas. No se incentiva a los trabajadores para que día a día se superen y busquen siempre perfeccionarse. Simplemente quieren que hagan su trabajo.

4. El dinero no da la felicidad. ¿El trabajo que nos gusta, o en el que más pagan? Esta es la cuestión. Pues bien, está demostrado que la clave de la felicidad no reside en poder pagar un coche mejor o comprar más ropa, se encuentra en tener el suficiente tiempo libre como para disfrutar y en que nuestro trabajo no nos borre la sonrisa de la cara. ¿De qué sirve ganar mucho dinero si estamos amargados y atrapados en un trabajo que odiamos, o si no tenemos tiempo de emplearlo en lo que realmente nos apetece?

5. Contar cuántas personas pueden tomar una decisión que arruine su vida. Un jefe, un editor, un productor de televisión, un comprador de su empresa… tienen el poder suficiente como para decidir sobre su futuro sin tener que consultarle. Y la forma de evitarlo no consiste en hacer la pelota a todas estas personas, sino en diversificar su propio trabajo de forma que una decisión importante no pueda condicionar toda su vida.

6. ¿Su trabajo satisface sus necesidades físicas, emocionales, mentales y espirituales? Puede que abarcar todos estos aspectos sea demasiado pretencioso, pero trabajar para conseguirlo está en su mano. Tratar con gente que no le gusta, ver su creatividad aplastada día a día… aleja la satisfacción de sus necesidades. Encontrar el equilibrio entre lo que debe hacer para sobrevivir y cumplir con sus necesidades y expectativas es su tarea. Sólo hay que saber hasta dónde puede renunciar a ellas y no pasar nunca ese límite.

7. Su plan de jubilación es papel mojado. El mito de los ahorros se ha esfumado y el futuro le llevará a encontrarse con 80 años y el dinero de toda una vida, ahorrado con sudor y lágrimas y devaluado con el paso del tiempo, que sólo le permitirá un nivel de vida mediocre. No es que no deba pensar en el futuro pero, para llegar hasta él, antes hay que pensar y aprovechar el presente y no acobardarse ante un negocio que le trasmite buenas sensaciones. Si no, en el futuro, con sus ahorros bajo el brazo, se arrepentirá de no haber aprovechado la oportunidad, pero ya será tarde.

8. No hay excusas. “Soy demasiado viejo”, “no soy creativo”, “sólo apuesto por lo seguro”, “tengo que criar a mis hijos”… Usted es quien decide si tomar el tren que se presenta y conducir su propio futuro.

9. Está bien dar pasos de bebé. Alcanzar la libertad no consiste en lanzarse al vacío. La libertad es un camino, y con cada replanteamiento de sus sueños, de lo que le gustaría que fuera su futuro, con cada pequeña acción, ya da un pequeño paso. Después de algún tiempo mirará hacia atrás y verá el largo camino que ha recorrido ya.

10. La abundancia nunca vendrá de su puesto de trabajo. Sólo llegará cuando dedique su vida a pensar en lo que quiere y a intentar alcanzarlo.

Estas 10 razones no son absolutas y no buscan que hoy mismo vaya al despacho de su jefe y renuncie. Su felicidad laboral y su éxito personal pueden empezar por cambiar las cosas que no le gustan de su actual trabajo. Quizá después decida que es mejor ser su propio jefe.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir