Checklists

12 consejos para marketing viral a través de propaganda oral

Quien tiene buenas ideas, puede conseguirlas con poco presupuesto. Lo que es interesante pasa de boca en boca, pero, aunque esta forma de publicidad es gratuita, para que funcione hay que tener en cuenta un par de reglas importantes. El marketing boca-oreja puede funcionar, pero no obligatoriamente. Las siguientes reglas aumentan la probabilidad de que lo haga.

1. Ofrecer ventajas.
Quien ofrezca una plusvalía tiene buenas opciones de que los receptores transmitan esta información. Dell, por ejemplo, ofrece en su cuenta de Twitter DellOutlet los restos de su stock a precios muy baratos. Las ofertas son tan buenas que corren de tuit en tuit.

2. Regalar algo.
Quien regala algo que cuesta dinero puede contar con una gran eco en el público. No en vano tienen este tipo de portales tantos visitantes. También los cupones o vales se recomiendan a menudo.

3. Construir un contacto personal.
El seeding profesional es importante en las campañas virales. Cuando tenga algo de lo que quiera que se hable, reenvíe esta información por e-mail a su grupo objetivo. Si quiere crear de ello una gran campaña publicitaria, nadie hablará de ello, porque seguramente pensará que todos lo saben ya. Sin embargo, si se lo envía de manera exclusiva a por e-mail a un grupo reducido, la probabilidad de que lo cuenten aumenta. Cuanto más personal sea la relación con los receptores, más alta será la posibilidad de que lo recomienden a sus amigos. Esto es como en la vida real: cuanto mejor se conoce a alguien, tanto más probable es que cuente sus historias.

4. Indentificar “relaciones públicas” naturales.
Quien tiene muchos amigos es importante por dos motivos: uno, que dado que tiene muchos amigos, se enteraría más gente, y dos, que la gente tiene más amigos porque así más gente confía en ellos. Y justamente a estas personas les es posible entusiasmar a sus amigos por algo. Así que cuéntenle sus historias primero a las personas que más influencia puedan tener en su difusión. ¿Qué quiénes son estas personas? Averígüelo mediante Klout o TweetRank.

5. Conectar después con la prensa.
Sus distribuidores de prensa tienen, naturalmente, los relaciones públicas más influyentes. Aquí también vale la tercera regla: si conoce personalmente algún periodista crece la probabilidad de que éste lo publique, pero informe solamente a los periodistas después de haber puesto en marcha la campaña viral. Es mejor que no cuente lo maravilloso que es su producto, sino lo bien que se adapta su campaña a la gente. A menudo no tiene que hacer nada: los periodistas también observan la web a través de herramientas como Twitter-trends.com.

6. Unir a los usuarios.
A la gente le gusta participar en las cosas, siempre que vea un sentido en ello. Tanto el que participa en un casting como en el desarrollo de un nuevo producto se implica con fuerza. Esta participación e identificación es un empuje importante para la propaganda oral. Puede crear un concurso online o hacer que se voten las fotos más bonitas. Otra forma de unir a los usuarios son subastas. Las ideas originales se difunden rápidamente.

7. Fácil de entender.
Para que algo se difunda masivamente, debe ser fácil y rápido de entender. Un PDF, un vídeo explicativo o un informe que sea fácil de describir y de copiar. La campaña de Kony 2012, que se ocupaba de la problemática de los niños-soldado en África, consiguió mucha difusión gracias a ello.

8. Transmitir noticias de primera mano.
Lo que siempre gusta transmitir son informaciones de buenas fuentes. Quien sepa cosas de primera mano, de seguro impresionará a sus oyentes, y ¿quién no querría eso?

9. Vídeos, caricaturas, chistes.
Esto siempre se utiliza mucho en marketing viral, aunque hay ya tantos vídeos, y tan buenos, que a veces innovar es complicado.

10. Provocación.
Quien provoca, recibe atención (la mayoría, además, en sentido negativo y totalmente involuntariamente).

11. Listas, consejos y e-books.
Los contenidos compactos a menudo se transmiten: la lista de los hombres más ricos o de las empresas más poderosas, consejos para solucionar un problema que ocupe al grupo objetivo, etc. También estudios y e-books son cosas que gusta compartir.

12. Medir, probar y aprender del éxito.
Coleccione experiencias que documenten el éxito de las campañas. ¿Qué portales le dieron la mayor resonancia? ¿Qué recomendación, y proveniente de quién, tuvo el efecto más grande? ¿Cuántos retuits tuvo en Twitter o “me gusta” en Facebook? Cuente los nuevos seguidores o fans. ¿Cuántos comentarios hubo en blogs o Facebook al respecto? Utilice todo lo posible para saber qué grupos objetivo reaccionaron especialmente bien a qué campañas.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir