Checklists

3 grandes errores en el marketing de contenidos (y 3 grandes soluciones para evitarlos)

3 grandes errores en el marketing de contenidos (y 3 grandes soluciones para evitarlos)El término “estrategia de marketing de contenidos” se ha hecho muy popular últimamente, ¿pero realmente la entendemos?

El término se divide en tres partes: contenido, que se refiere a la creación de algo que gusta consumir; marketing, que se refiere a la acción de promocionar o distribuir contenido para llevar a los consumidores hacia un objetivo, y estrategia, que se refiere al proceso de distribuir el contenido para que lo consuman las audiencias adecuadas.

No se trata de escribir en un blog y esperar que funcione para el SEO. Se trata de crear y distribuir un trabajo que pretende dirigir a los consumidores hacia un objetivo predefinido. El problema, es que muchos anunciantes no se dan cuenta de este concepto tan básico y, como consecuencia, sus estrategias de marketing de contenidos terminan fracasando.

Para evitarlo, MarketingProfs ha repasado tres errores muy comunes de las estrategias de marketing de contenidos:

1. El contenido no tiene un objetivo específico
El contenido de una web está diseñado para vender algo, y es clasificable en cuatro categorías (viral, discusión, leads y ventas). Muchos creadores de contenidos no diferencian entre estas cuatro categorías, sino que esperan que cualquier contenido pueda funcionar en estos cuatro aspectos. El resultado, evidentemente, no es más que un desastre y los consumidores no llevan a cabo ningún tipo de acción.

La estrategia se pone en marcha cuando se ponen a trabajar estos tipos de contenidos en conjunto, atrayendo a los consumidores a través de la viralidad y la discusión, estrechando las relaciones con los consumidores a través de leads y cerrando el ciclo con la generación de ventas, para después volver a empezar.

2. El contenido no tiene nada que vender
Lo peor que ha traído la era de la información es llevar a creer que es posible crear una audiencia y, después, buscar cómo sacar dinero de ello. Hasta cierto punto esto podría ser cierto, pero sólo si se tiene un objetivo en mente antes.

Muchos de los que hacen marketing de contenidos no son capaces de mirar más allá de la superficie, por lo que se empiezan a crear contenidos sin pensar cómo se va a ganar dinero con ello. Por eso, a la hora de intentar vender algo, la clave está en crear un contenido que, por apariencia, no vende nada, pero que hace que los consumidores se sientan interesados y deseen que llegue el lanzamiento de esos productos basándose en las aspiraciones que el contenido ha creado.

3. El contenido no piensa en la transacción
Con cuatro tipos de contenidos, se entiende que hay cuatro tipos de transacciones posibles. Pero no es así, sólo existen las transacciones directas e indirectas. Las primeras son aquellas que de forma indirecta incluyen una llamada a la acción en relación con el contenido, generalmente aprovechando los últimos párrafos. En cambio, las transacciones directas, también efectivas, apelan directamente a la intención del consumidor para llevar a cabo una acción, de la forma más explícita y clara posible.

Los creadores de contenidos tienen que buscar la manera de desarrollar su propio estilo para que el público lo entienda como algo auténtico, siempre lejos de lo genérico. Y es que no hay nada que mate más rápido un contenido que la generalidad.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir