Checklists

4 ideas típicamente adolescentes que los "marketeros" deben desterrar de una vez por todas para crecer

teenTodos hemos sido adolescentes alguna vez y muchos probablemente nos sonrojemos recordando nuestros atroces, pero lo por lo demás típicos comportamientos “teen”.

La adolescencia no tiene en realidad nada de malo. Es al fin y al cabo el puente que hay que cruzar para pasar a la vida adulta. ¿El problema? Que a algunos, “marketeros” incluidos, les gusta tanto esta etapa que se empeñan en seguir comportándose como adolescentes en plena edad adulta.

Sí, aunque a muchos seguramente les cueste reconocerlo, hay muchos “marketeros” ahí fuera disfrazados de “teenagers”. Si usted es uno de ellos y no quiere arruinar su carrera, le recomendamos quitarse cuando antes el disfraz de Peter Pan y desprenderse de las mentalidades típicamente que enumera a continuación PR Daily:

1. El mundo gira a mí alrededor
Los adolescentes son narcisistas por naturaleza y creen que todo gira a su alrededor. A algunos “marketeros” también les gusta mirarse el ombligo como a un adolescente, por mucho que esta mentalidad nada tenga que ver con el marketing que se hace en la actualidad. Puede que en el pasado a los “marketeros” se les perdonara el pecado de ser egocéntricos, pero en la nueva era 2.0 el egocentrismo no sólo está vetado sino que es una especie de suicidio. Los “marketeros” que no ponen el foco en el cliente y que no se preocupan sinceramente de satisfacer sus necesidades, las del consumidor, no las propias, están perdidos.

2. Los “matones” son los amos del recreo
Cuando más “malo” e intimidante eres con lo demás, más popular eres. Este el lema por el que se rigen lamentablemente muchos adolescentes y también algunos “marketeros”. Sin embargo, en la nueva era digital el denominado push marketing, aquel que se empeña en interrumpir y molestar continuamente al cliente, ha perdido todo el poder que tuvo antaño. Para meterse en el bolsillo al nuevo consumidor, hay que apostar por técnicas “marketeras” mucho más sutiles, ofrecer contenido valioso al cliente y enarbolar la bandera del pull marketing.

3. La obsesión por lo que piensan los demás
Muchos adolescentes basan sus decisiones tomando como punto de referencia las opiniones de los demás. En el marketing es inevitable también la obsesión por “el qué dirán”, pero ello no debe lastrar las decisiones de los “marketeros”. A veces debemos olvidarnos un poco de la competencia y de lo que rodea a nuestra marca para simplemente arriesgar y encontrar por fin aquello que nos hace únicos. Si no arriesgamos, nuestro marketing será inevitablemente aburrido y el marketing no puede permitirse el lujo de ser aburrido.

4. El ataque de los clones
A los adolescentes les encanta copiar a los demás y convertirse en clones de quienes les rodean. A muchos “marketeros” también. El mercado está lleno de marcas clónicas que se olvidan de que la llave que abre el corazón del cliente es aquello que las hace únicas y las diferencia del resto, no lo que las hace similares a las demás.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir