Checklists

5 diseños de marca para cambiar el mundo

Crear una marca no es nada fácil. Y menos aun cuando el objetivo con el que nació esa marca es crear el mundo. Por eso, Andrew Shea ha lanzado “Designing for Social Change: Strategies for Community-Based Graphic Design” (Diseñar para el cambio social: estrategias de diseño gráfico basado en la comunidad) en las que a través de 10 estrategias se desgranan las claves para crear un nuevo diseño socialmente relevante.

A través de estos consejos, Shea anima a los diseñadores a “enfrentarse a la controversia”, pero siempre teniendo en cuenta que abordar los temas sensibles, que puedan generar en malinterpretaciones, es el trabajo del diseñador y, en última instancia, lo que ayudará a crear mejores ideas.

Pero para entender mejor las ideas que propone Shea, FastCo. Design ha repasado 5 casos de éxito de diseños de marcas que cambiaron el mundo.

1. Crear confianza: en Baltimore se lanzó la campaña “No Hooks Before Books”, un programa de boxeo extraescolar. Mark Alcasabas y Virginia Sasser, dos estudiantes de diseño gráfico, se ofrecieron para rediseñar de forma voluntaria el flyer del programa. Pronto empezaron a relacionarse con los niños, los profesores y los entrenadores y, de esa relación, surgió la confianza suficiente para lanzar otros programas promocionales, como un periódico de 32 páginas con el que pretendían atraer donaciones.

2. Promete sólo aquello que puedas ofrecer: no intentes solucionar todas las necesidades de tu comunidad. Cuanto más estrecho sea el ámbito de trabajo, mejor. Algo que entendieron los creadores de Safari 7 cuando quisieron enseñar a los habitantes de las ciudades a conocer el entorno natural en el que viven. En lugar de intentar llevar a cabo un enorme proyecto inabarcable, MTWTF y el Laboratorio de Paisaje Urbano de la Universidad de Columbia plantearon un proyecto que pudieran asumir con un tiempo y un dinero limitado: un tour auto-guiado por la fauna de Nueva York por la línea 7 del metro de la ciudad.

3. Prioriza el proceso: según explica Shea, los diseñadores tienen que seguir un proceso estandarizado de diseño, sea cual sea la dificultad del proyecto. Como hizo el Design Trust for Public Space con su campaña For Made in Midtown de Manhattan, hay que establecer un rango, un calendario y un presupuesto para el proyecto, y ajustarse a él. Esta práctica fue crucial porque el Design Trust tenía que lanzar su mensaje de forma rápida y efectiva si no quería vérselas con las autoridades por violar la ley. Para ello, crearon una página web llena de visualizaciones de datos y montaron una exhibición. La estrategia funcionó y la ciudad abandonó la proposición de reubicación de las tiendas de moda de la zona.

4. Diseña con la comunidad: The 1% User Manual, la guía creada por MendeDesign para Public Architecture logró fomentar la colaboración entre arquitectos y organizaciones caritativas. Pero no es fácil crear un manual, o cualquier otro elemento común, para dos comunidades tan diferentes. La solución la encontró Jeremy Mende: crear dos manuales y mezclarlos, en sentido inverso. Es decir, uno de los lados es para arquitectos, el otro para las organizaciones.

5. Involúcrate: la campaña Green Patriot Posters que se pegó en los autobuses de la ciudad de Cleveland en Estados Unidos buscaba hacer del cuidado del medioambiente un acto de patriotismo. La idea original de los diseñadores era averiguar cuáles eran los temas sobre sostenibilidad que más comentaban e interesaban a los ciudadanos de Cleveland pero nunca estuvieron muy seguros de los resultados y, finalmente, cuando se lanzó la campaña el impacto no fue tan grande como se esperaba. Según Edward Morris, el jefe del proyecto, la campaña habría tenido más éxito si él y su equipo se hubieran involucrado en la comunidad.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir