Checklists

5 grandes malentendidos sobre el uso de Instagram como herramienta de marketing

Después de crecer como la espuma durante los últimos dos años, Instagram se ha convertido en las estrellas más deslumbrantes del universo 2.0, atrayendo tanto a usuarios individuales como a marcas. Con más de 100 millones de usuarios en todo el mundo, Instragram es una herramienta de indudable atractivo para ayudar a las marcas a conectar con el consumidor. Sin embargo, sigue habiendo marcas que siguen resistiéndose a los encantos de la popular aplicación de fotografía y lo hacen a menudo guiadas por los muchos malentendidos que hay en torno a Instagram. Kissmetrics desmonta a continuación algunos de ellos:

1. Sólo funciona para vender productos visuales
Es condición “sine qua non” vender productos visuales para estar presente en Instagram. Es posible aprovechar las oportunidades de esta aplicación para mostrar su cultura empresarial y atraer así a nuevos talentos, su compromiso con causas sociales, sus celebraciones y eventos y su merchandising.

2. Sólo sirve para las grandes marcas
No hace falta manejar presupuestos de marketing astronómicos para estar presente en Instagram. Esta aplicación fotográfica puede ser también el “paraíso” de pequeñas y medianas empresas y de start-ups.

 

3. Consiste sólo en publicar fotografías
Como otras plataformas 2.0, Instagram es un canal en el que la información, en este caso las imágenes, no viaja en un único sentido sino por dos sentidos. De hecho, muchas marcas están aprovechando ya las características de Instagram para organizar concursos que fomentan la creación de contenido generado por el usuario a través de hashtags.

4. No se pueden medir los resultados
Instagram es una plataforma que se puede monotorizar y seguir al milímetro con múltiples aplicaciones web y apps para iOS:

SumAll

Statigram

SimplyMeasured

Nitrogram

GramPro

Static

5. Instagram puede vender sus fotos
Desde que Instagram decidiera actualizar sus condiciones de uso el pasado mes de diciembre, sus usuarios montaron el cólera al conocer que la famosa aplicación podría vender sus fotografías a terceros con fines publicitarios. Sin embargo, y en vista de la reacción provocada por los cambios, Instagram redefinió nuevamente sus condiciones de uso y éstas entraron en vigor el pasado 19 de enero. Y nadie parece haberse rasgado las vestiduras desde entonces. En virtud de sus nuevas condiciones de uso, los usuarios son propietarios de sus propias fotografías e Instagram no podrá venderlas para utilizarlas fuera de la aplicación, como muchos temían.


Notice: Undefined variable: commenttitle in /home/aidac438/public_html/wp-content/plugins/facebook-comments-plugin/class-frontend.php on line 138
Te recomendamos
En otras webs
Compartir